Política

12 Dic 2012
Política | Por: Gerardo Torres

La prepotencia y el descaro

A muchos políticos no les hace bien estar en el poder, se vuelven prepotentes y olvidan las ideas que defendían cuando eran aspirantes. En sus candidaturas prometían acabar con los abusos, pero, cuando llegan al cargo los cometen y los justifican diciendo que los otros también los hacían.

 

La política se ha convertido en una carrera para quitarle privilegios al que está en el cargo y tenerlos ellos. Esa idea antigua, tan bonita, de que la política era un servicio a los demás, se la dejan al cura y al pastor.

 

Por tanto, las negociaciones políticas son simplemente mercados donde se negocian intereses, en su mayoría monetarios. Encima de esto, muchos de nuestros dirigentes tienen el descaro de decirnos que luchan por erradicar la corrupción y ayudar a los más necesitados.

 

Sin embargo, debo admitir que hay aspectos en los que nuestros políticos han progresado, y mucho. Sus discursos son cada día más refinados, se han convertido en auténticos “sofistas” de la Grecia de Platón y Sócrates, por ende, sus creencias son las siguientes: el fin justifica los medios, la palabra es manipulación y mi interés es la medida de todas las cosas.

 

La coherencia de vida, es decir, tener principios claros y defenderlos ante cualquier adversidad, eso no va con ellos. Lo suyo es adaptarse a cualquier circunstancia, por tanto, adulan a quien tiene poder y desprecian a quien no tiene.

 

La política “es el arte de lo posible”, dice Carl Schmitt en su libro “El concepto de lo político”, y esta frase se ha convertido en la bandera de los políticos salvadoreños.  Esto significa que sus intereses están por encima de sus principios, por tanto, es posible que políticos con valores, en teoría, distintos se unan por un interés común, el cual no es exactamente el bien de el país.

 

Ya hemos comprobado que en la política salvadoreña hay extrañas uniones, la “nueva derecha” vota junto a la “vieja izquierda”, y no parece que el motivo sea su interés por los mas necesitado.

 

Se puede alegar que el sistema es corrupto y, por tanto, una vez entras: te unes o pereces. Pero, culpar a algo tan abstracto como el sistema de los abusos que han cometido personas, de carne y hueso, no es lógico.

 

Hay que poner nombres y apellidos a los que cometen abusos y, no hay que perder de vista, que hay políticos honrados a quienes les molesta ser tildados de corruptos, solo por sus cargos. No debemos olvidar que en el pasado ejercer un cargo público era un honor, y en El Salvador, me consta, que todavía hay algunos que dignifican la profesión. Está claro que, al final del día, la corrupción no es culpa del sistema, es culpa de seres humanos, libres y racionales, a quienes la avaricia y la ambición les ha ganado la partida.

 

Debo admitir que, en parte, escribí este artículo por la prepotencia y el descaro con el que se ha manejado la elección del Fiscal General. Ha sido un dialogo de sordos, donde cada quien defendía lo que más le convenía, nunca pensaron en la mala imagen que arrojaban del país al resto del mundo.

 

Pensaron que El Salvador era su finca, la cual creen que pueden manejar a su antojo y solo pensando en lo que les conviene a ellos. La prepotencia de sus declaraciones le removió las entrañas a más de uno. Pero, el colmo,  es que se reúnen con  el Presidente y tienen el descaro de esperar a que les aplaudamos por buscar “soluciones”, cuando era su deber buscarlas y resolver la situación lo antes posible.

 

Les quiero recordar que en esta vida todo se paga, y que El Salvador no va a olvidar que nos dejaron varios meses sin fiscal por una simple pelea de gallos, donde se quería demostrar quién manda en la Asamblea Legislativa.

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata