Política

25 Nov 2014
Política | Por: Gloria Cabrera

La Política y sus pleitos personales

Que los colores políticos no sean los que nos detengan, mi contrincante no es mi enemigo. Un acuerdo de país no se logra con la mitad de la población en contra.

En los últimos días a mí, como sé que a muchos, me cuestionaron mis amistades, incluso el contenido en mis redes sociales y la cercanía o simpatía que demuestro con ciertos candidatos específicos de diferentes partidos políticos. Desde mis retuits hasta un comentario favorable o compartir sus artículos o estados en Facebook, lo han provocado. Eso me lleva a preguntarme si la polarización es más que ideológica y por supuesto que es esa la base de toda la división que existe en la población.

Yo, como mujer libertaria, que defiende la libre competencia, los derechos individuales, etc., aparentemente no puedo tener relación alguna con aquellos que no crean o profesen mi misma ideología política, ni siquiera a nivel personal. Los enfrentamientos son constantes igual que los ataques. Eso es precisamente lo que nos lleva a la división de la población, el encasillamiento que la misma sociedad en la que vivimos nos hace, por algún comentario, por algún “like” o incluso por algún retuit.

Todos los candidatos en un momento han tenido un “plan de país”. Todos en su momento hablan de unificar, pero ¿realmente transmiten ese sentimiento a sus bases? Son ellos los que al final son líderes, los responsables de no solo hacer un discurso que suene muy bonito cuando parecen que declaman un poema en la tarima, sino de realmente transmitirlo y vivirlo. La confrontación y la división, hemos comprobado, no nos llevan a ningún lado. De parte de los dos partidos políticos con mayor fuerza e injerencia en el país, lo hemos visto como salvadoreños en los últimos 15 o 20 años. La historia nos habla que la separación de la sociedad solo nos lleva al fracaso.

Ya sea que simpaticemos con uno o con otro, en una sola sociedad, todos somos salvadoreños. Todos tenemos un mismo fin, el bien común; nos necesitamos todos los sectores. Estos pleitos políticos que muchos vuelven personales, solo logran agrietar más esas brechas. Hacen que las heridas de muchos no terminen de sanar e impiden que avancemos. Pero entonces está en nosotros el cambiar estas impresiones desde el mismo punto en el que estamos, no dejar de comprarle a la tortillera de la esquina porque tiene una bandera tricolor en su puerta, no dejar de ir a un restaurante o comedor porque tiene una bandera verde, no dejar de consumir equis producto porque el dueño es “rojo”.

Que los colores políticos no sean los que nos detengan, mi contrincante no es mi enemigo. Un acuerdo de país no se logra con la mitad de la población en contra, “se puede ganar con la mitad más uno, pero no se puede gobernar con la mitad en contra”.

Solo para darles un avance de la próxima columna, lean acerca del Parlamento Centroamericano, conozcan sus facultades y limitantes, recuerden que en estas elecciones también elegiremos a nuestros representantes a nivel centroamericano y no, créanme que no son un gasto. Si se maneja de la manera correcta ellos son una inversión.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN