Política

22 Abr 2016
Política | Por: Joshua Alfaro

La juventud y la política

Los jóvenes representan la posibilidad de transformar la política actual a través de la renovación de ideas, liderazgos y nuevas visiones. Hoy en día El Salvador más que nunca necesita una generación de jóvenes patriotas con ideas frescas, sin resentimientos por el pasado, con visión de país y las ilusiones por construir una nación en la que todos nos sintamos orgullosos de vivir.

A pesar que la juventud actual se encuentre apática y desentendida de la política por culpa de la corrupción, es necesario que los partidos políticos generen mecanismos de participación que involucren a más jóvenes en las decisiones políticas, aunque popularmente se asocie a la juventud con la inexperiencia, mano de obra barata o votos fáciles, los jóvenes tienen mucho más que aportan en la política nacional, no importa el partido político mientras se comparta una visión de progreso y desarrollo por impulsar cambios significativos, tales son los casos de jóvenes políticos como el diputado Johnny Wright Sol y el alcalde Nayib Bukele que han mostrado independencia y han desafiado a las cúpulas de sus partidos oponiéndose a la línea tradicional.

Hoy más que nunca, la política está repleta de funcionarios y políticos incapaces, corruptos y viciados por el poder, funcionarios y políticos desentendidos de la realidad actual de cientos de miles de salvadoreños que cada día se exponen a las garras de la delincuencia y la inseguridad, esa clase política perdió sus ideales de paz y justicia social que tanto proclamaron en el pasado, porque esos ideales fueron sustituidos por el dinero y el poder, ellos dejaron de ser jóvenes, no por la edad sino por abandonar la ilusión de construir un gran país.

La diferencia entre un joven y un viejo en política no es la edad, la diferencia es que el primero tiene un corazón idealista y quiere ver un país mejor para todos, en cambio el segundo desde hace mucho dejó corromper su corazón por el poder. En nuestra mente y en nuestros corazones, debe prevalecer siempre la idea de ser joven, porque ser joven significa jamás renunciar a nuestros sueños, jamás abandonar la ilusión de ver un día un país libre, próspero y pacífico, donde nos sintamos orgullos de llamarnos salvadoreños.

El Salvador reclama jóvenes que se involucren en los asuntos públicos y entren en política con los ideales e ilusiones que traigan vientos de cambio a una sociedad que está cansada, apática e indiferente por culpa de la corrupción, la incapacidad y la insensatez de la actual clase política. La sociedad está cansada de los infantiles pleitos políticos en los que no se encuentran consensos y donde se perpetúa la corrupción.

La alternancia política que de paso a una nueva generación de mentes frescas es la bendición de vivir en una democracia y la juventud actual tiene la enorme responsabilidad de convertirse en agentes de cambio para fortalecer esa democracia que en los últimos años nos han querido robar, los jóvenes salvadoreños ya no podemos seguir tolerando más la violencia, la inseguridad, el desempleo, altos impuestos, la incompetencia y la ineptitud de los actuales dirigentes del país.

 

20 Nov 2017
El costo político de la corrupción
Política | Por: Fernando Colocho

El costo político de la corrupción

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política