Política

26 Abr 2016
Política | Por: Alexandra Monge

La crisis de agua que tanto se nos advirtió

En El Salvador se carece de todo: medicinas, seguridad, educación, y ahora agua. Es difícil creer que un país que recibe un promedio de 1,785 milímetros de lluvia al año, y que cuenta con 360 ríos, no pueda cumplir con la demanda de su población. Evidentemente, no importa la cantidad de recursos hídricos que tengamos si quienes tienen la obligación de distribuirlos no saben hacerlo, recalcando la falta de institucionalidad que se ha tenido por años en el país.

Sin embargo, esto no es nuevo, expertos se lo han advertido al gobierno por más de una década, pero no hicieron caso. Ahora, culpan al cambio climático (del cual Centroamérica es víctima) y la antigüedad de las tuberías (pues como no van a haber fugas, si algunas todavía son de los tiempos de Osorio). Seguir culpando al cambio climático por la deficiencia de la distribución del agua es como tratar de tapar el sol con un dedo, pues en cuanto a prevención, presidencias anteriores optaron por irse del lado del “progreso” y dejaron como segundo plano lo que verdaderamente nos mantiene con vida, nuestros recursos naturales. Pasaron por encima del medio ambiente y de la población para construir negocios sobre terrenos no adecuados, dejaron desprotegidas zonas verdes, ríos y manantiales. El Salvador ahora es uno de los países más deforestados de América Latina, así que ya no solo culpemos a El Niño por el exceso de calor, eso también pasa cuando hay más cemento que árboles.

A pesar de todas las recomendaciones y planes para el mejor cuidado del agua que se le han hecho llegar al gobierno, algunas de las nuevas medidas que anuncian son: construir nuevos pozos, instalar más pipas y colocar más depósitos de abastecimiento. En vez de invertir en obras como la construcción de plantas de reciclaje de aguas negras, modernización el sistema de tuberías para prevenir más fugas y la instalación de reservorios de captación de aguas lluvias, que son nuestra fuente más importante de agua y solo se llevan a cabo en pocos meses, están empleando medidas que no son para la sustentabilidad del sistema ni ofrecen soluciones a largo plazo. Como siempre, sus objetivos solo son minimizar las protestas, no velar por el bienestar común.

Le recuerdo a ANDA y al resto del gobierno, que el artículo 117 de nuestra Constitución dicta que “es deber del Estado proteger los recursos naturales, así como la diversidad e integridad del medio ambiente, para garantizar el desarrollo sostenible. Se declara de interés social la protección, conservación, aprovechamiento racional, restauración o sustitución de los recursos naturales, en los términos que establezca la Ley”. Dicho esto, ahora su tarea es comenzar a reparar el inmenso daño ambiental que le han hecho al país si quieren resultados de largo plazo. Asimismo, no dejen olvidadas a las mayorías; los gobiernos fracasan automáticamente cuando dejan de lado a quienes los eligieron. Si van a limitar el uso del agua a alguien, que sea a las empresas que gastan cantidades exorbitantes cada día, no a la gente que tiene que levantarse a las dos de la mañana para recolectar lo que puedan del suministro de agua.

Nosotros como población también tenemos la obligación de proteger nuestros recursos. No botemos basura en las calles, ya que tapan los tragantes y evitan que las aguas lluvias lleguen a los acuíferos, provocando inundaciones. También, hagamos buen uso del agua que llega a nuestras casas; no lavemos platos con el grifo encendido, no nos tardemos largas horas en la ducha, evitemos barrer las hojas de la calle con el agua de la manguera. Estas son algunas de las recomendaciones que podemos seguir para extender nuestro suministro de agua. El gobierno tiene la obligación de proveer, pero una vez los recursos están en nuestras manos, son nuestra responsabilidad. Pongamos en práctica el buen uso del agua.   .

20 Nov 2017
El costo político de la corrupción
Política | Por: Fernando Colocho

El costo político de la corrupción

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política