Política

26 Ene 2016
Política | Por: Juan Carlos Méndez

La Biblia ¿como instrumento de prevención de violencia?

Lejos de verse como medida populista e inconstitucional el uso de la biblia en centros educativos, y luego de intentos agotados en erradicar la violencia, ¿cuál es la solución que debemos adoptar? No considero que leer versículos bíblicos sea una idea loca, cuando ni siquiera hemos intentado hacerlo.

Una vez más, el uso de la Biblia en los centros educativos es discutido por los políticos. Han existido cuatro intentos por introducir la lectura bíblica en los centros escolares y la última, que fue en 2010, el expresidente Funes la vetó porque transgredía la Constitución en su artículo 25 que habla sobre la libertad religiosa. Cabe recalcar que FMLN e Iglesia Católica estuvieron de acuerdo en su veto.

Muchas personas, quizá la gran mayoría, concuerda en que religión y política no debe mezclarse; o que el Estado no debe tener religión oficial. Justificar lo contrario no tiene sentido, puesto que la religión es el medio para buscar un equilibrio espiritual, la política es el medio para un equilibrio social; también que la fe es intangible y privada, mientras que los asuntos del Estado deben ser transparentes y de dominio popular. Entonces, la organización estatal no debe estar ligada a ninguna institución religiosa. Deben priorizar la libertad de los individuos buscando la igualdad en condiciones sociales y no se puede imponer ninguna idea basada en el ideal de una sola persona.

Entendido esto, para algunos el uso de la Biblia es una medida populista y, obviamente –para los que entienden de leyes-, es inconstitucional y por tales motivos no debe permitirse.

Como salvadoreño preocupado por el incremento exagerado de la violencia me pregunto: ¿qué medida debemos tomar para frenar la violencia? ¿Tan graves fueron los errores del pasado, para hoy estar así? Antes veíamos la violencia y pandillas como una ola que se movía desde muy lejos, ahora esa ola ya la tenemos encima y poco a poco se está saliendo del mar y está generando caos.

Si la Biblia –para los que están en contra de su uso en centros educativos- es un libro cualquiera como el de ciencias naturales, entonces, ¿cuál es el temor a leerla? No entiendo por qué las ciencias, las matemáticas o la literatura que enseñan en los centros educativos no han dado resultado alguno en la transformación de nuestra sociedad. La lectura bíblica no tiene nada de religiosidad al momento de profundizar en ella, pues podemos encontrar historia, valores y moralejas que hasta otros autores han desarrollado en otros libros comerciales. Si los políticos leyeran más a menudo la Biblia quizás otro país tuviéramos, pues en ese libro, en Deuteronomio 16:19, dice que “no hay que aceptar el soborno, porque el soborno cierra los ojos de los sabios”. No es casualidad que la corrupción introducida en el Estado, ha bloqueado la sabiduría para conducir un país y tomar buenas decisiones.

Introducir la reflexión bíblica en los centros escolares no es utilizar la fe/religión como política pública, puesto que la fe/religión no es el libro en sí, sino la aplicación de lo que contiene. Y aplicar los principios bíblicos es una decisión individual, así como cuando aplicamos las reglas gramaticales aprendidas del libro de ortografía. La biblia no motiva a una religión, motiva a la transformación social del ser humano desde el interior.

Lejos de ser inconstitucional, una medida como esta debe ser ampliamente discutida con líderes eclesiásticos para saber qué tipo de textos utilizar, así como contar con el permiso de los padres de familia para que los alumnos puedan asistir a esa clase. Luego de intentos agotados como “Mano Dura” y la “Tregua entre pandillas”, ¿podría la lectura bíblica ayudar a cambiar nuestra sociedad? Yo opino que sí, pues no tendremos resultados distintos si seguimos haciendo lo mismo y no abrimos la mente a las posibilidades.

NOTA DEL AUTOR: Si hace 6 años me hubieran preguntado si leer la biblia cambia para bien a las personas, yo hubiera dicho que no, que es pura fantasía. Luego entendí que no se puede rechazar algo, cuando ni siquiera hemos intentado acercarnos.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN