Política

15 Ene 2016
Política | Por: Joshua Alfaro

La ayuda internacional que se va del país

Recientemente fueron anunciadas las intenciones del cuerpo diplomático de Israel para cerrar su embajada en El Salvador como parte de un recorte presupuestario, pero lo particular del caso es que El Salvador será la única embajada en Latinoamérica que cerrará, aun cuando los motivos del cierre no hayan sido expresamente debidos a la inseguridad y los altos índices de delincuencia, el mensaje que se envía a la comunidad internacional es negativo para el país.

Días posteriores, los Cuerpos de Paz estadounidenses, que llegaron por primera vez al país en 1962, pero tuvieron que retirase en 1980 año en el que estallaba la Guerra Civil y solo regresaron hasta 1994, anunciaron nuevamente su retiro y la suspensión de su programa de apoyo para El Salvador. Pero las razones del retiro han sido más explícitas, pues la misma agencia comunicó desde su sede en Washington que suspende su programa en El Salvador “debido a la situación de seguridad en curso”. Los Cuerpos de Paz están conformados por 55 voluntarios que apoyaban e impulsaban iniciativas educativas y agrícolas para el desarrollo de comunidades pobres en Chalatenango, Santa Ana, Morazán, La Unión y San Miguel, pero ante la inmensa vorágine de violencia han decidido tomar sus maletas y salir del país lo más pronto posible.

El mensaje pareciera como si El Salvador se encontrara nuevamente en una guerra civil. De acuerdo con datos de la Policía Nacional Civil (PNC) en 2015 hubo 6 mil 657 homicidios y una tasa de 102.9 homicidios por cada 100 mil habitantes. Eso equivale a que una persona de casi mil habitantes fue asesinada. Para los salvadoreños cada día es como jugar a la ruleta rusa al salir de casa y no saber si regresarán al final del día, pero lo más trágico de todo es la posición desentendida de la realidad que asumen las autoridades, inundando la televisión y radio con propaganda gubernamental alegando el “buen vivir”; cuando el secretario técnico de la Presidencia afirma que “desde su perspectiva” son notorios los avances en seguridad, es el colmo del cinismo y la demagogia política.

El hecho de que el país no atraiga nuevas inversiones es de por sí lamentable, pero que las organizaciones humanitarias como los Cuerpos de Paz y el cierre de una embajada tan importante como Israel, son noticias alarmantes que deberían hacer reflexionar al presidente de la República sobre la imagen que El Salvador tiene en los países de la región y la comunidad internacional.

En los últimos años se han aprobado impuesto tras impuestos y a pesar de contar con nuevos fondos a través del impuesto a la telefonía nada parece dar resultado. La realidad nacional es de zozobra para los salvadoreños. Creo que el único mensaje que debería enviar al país el presidente Sánchez Cerén en cadena nacional sería el cambio de todo el Gabinete de Seguridad por gente verdaderamente competente que planee estrategias efectivas para combatir la inseguridad imperante.

Si continuamos en este barco a la deriva, los que tienen la oportunidad y la posibilidad de abandonarlo lo harán en busca de una mejor vida para ellos y sus familias, pero los más vulnerables se quedarán en medio de una guerra de violencia en un pequeño país que pudo haber sido una próspera nación pero que fue saqueada y corrompida por sus malos gobernantes.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN