Política

26 Dic 2014
Política | Por: Roberto Alfaro

¿Ironía o realidad?

La dosis más clara de realidad al final de esta metáfora es que, para no repetir esta ironía, el próximo año debemos unir esfuerzos para trabajar de la mano y hacer de El Salvador esa realidad que todos queremos.

Érase una vez un pequeño reino, donde cada tres años se elegían a los representantes del pueblo. Uno de los líderes electos dijo un día: “abriré las puertas a la transparencia, los medios de comunicación serán mis amigos…” Sin embargo, vino la tormenta. Un valiente ciudadano del pequeño reino descubrió obscuros contratos de ese “líder” con otros personajes y decidió informar de tal situación a todo el reino. Poco tiempo después, cuando ciertos ciudadanos responsables pidieron explicación de lo sucedido, nada obtuvieron como respuesta. Quien una vez dijo a todos que sería amigo de los medios y lucharía por la transparencia, hoy les daba la espalda y sus plebeyos impedían que estos se acercaran a él.

Estimados lectores, ¡no piensen mal! Por supuesto que no me estoy refiriendo a Sigfrido Reyes, excelentísimo presidente de la Asamblea Legislativa. Mucho menos me estoy refiriendo a El Salvador, pues todos sabemos que nuestra nación goza de las más altas tasas de transparencia y aquí las decisiones no se toman de prisa. En nuestro país, los políticos se mantienen en constante comunicación con la sociedad civil y esta última siempre exige mes a mes que se fiscalice centavo a centavo para que el dinero de todos sea bien utilizado.

Tampoco tenemos jueces corruptos. ¡Para nada! El Salvador es una nación donde los criminales temen a la ley porque saben que acá nada se deja pasar. En esta nación los jueces le sirven al pueblo, nunca toman decisiones porque han sido comprados o porque defienden sus propios intereses. En El Salvador un enfermo nunca muere por falta de atención; acá siempre hay medicinas y el equipo médico siempre trata bien a los pacientes. Los fondos públicos son utilizados para comprar instrumentos médicos o para mejorar infraestructura. ¡Acá nadie toca nada! Todos pueden dejar sus carros en la calle sin miedo a que sean robados, los niños pueden jugar en los parques y, por las noches, se puede salir a una fiesta sin miedo a que te asalten en la esquina.

¿Es esto ironía o realidad? Vaya usted a saber; lo que sí es cierto es que el 2015 está a punto de iniciar y nuestro país no necesita de nuestra ayuda, puesto que está en las manos correctas. Todos debemos disfrutar de estas vacaciones sin preocuparnos por el próximo año. Las cifras lo demuestran: hemos crecido económicamente, los homicidios se mantienen a la baja y la polarización política es cosa del pasado.

Nada de lo que he expresado es ironía. Realmente este año ha sido ejemplar, ningún político ha pecado de populista y todos los salvadoreños hemos exigido que cumplan con su verdadero trabajo.

Seguramente has coincidido conmigo que lo expresado anteriormente es una utopía. La dosis más clara de realidad al final de esta metáfora es que, para no repetir esta ironía, el próximo año debemos unir esfuerzos para trabajar de la mano y hacer de El Salvador esa realidad que todos queremos.

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN