Política

2 Sep 2014
Política | Por: Aída Betancourt Simán

Hacia la verdadera celebración del Día Internacional de la Juventud

No se trata solamente de promover institutos https://www.acheterviagrafr24.com/viagra-en-france/ de juventud o leyes especiales, sino de diseñar políticas públicas estratégicas e inteligentes.

El 12 de agosto fue declarado como Día Internacional de Juventud por las Naciones Unidades en 1999. Desde entonces, este día dedicado a la juventud a nivel mundial marca la celebración de eventos y reuniones

que hacen conciencia sobre su rol en la construcción de una mejor sociedad y en la importancia de atender las necesidades de este grupo demográfico.

Pero veamos los hechos. En El Salvador, la tercera parte de la población son adolescentes y jóvenes de entre 10 y 24 años. Muchos jóvenes ni estudian ni trabajan; demasiados tienen que asumir roles que no les corresponden desde la infancia. Algunos deben abandonar la escuela a temprana edad para contribuir en sus hogares, reduciendo sus oportunidades para el futuro.

¿Cómo aprovechar el alto porcentaje de jóvenes de nuestro país y asegurarse de que esta generación será activa en su transformación? Invirtiendo en ellos. ¿Cuáles son entonces sus necesidades? Para resolverlas, no se trata solamente de promover institutos de juventud o leyes especiales para fomentar la contratación de jóvenes, sino de diseñar políticas públicas estratégicas e inteligentes que potencien los beneficios y ataquen estructuralmente los problemas que nos achacan, que no son pocos ni sencillos.

Por un lado, la recientemente mediatizada fuga de personas a través de la migración hacia los Estados Unidos también amputa al país de su mayor recurso: el humano. Para poner en perspectiva las cifras que tenemos, el flujo anual de personas que migran, es de 45, 000 personas; es equivalente al 80 por ciento del incremento medio anual de población en edad de trabajar. Es decir, que sin estos flujos tendríamos casi el doble de población en la fuerza laboral.

La migración es un derecho. Lo que en nuestro caso no lo es son las condiciones y el contexto del camino, que la convierten en una opción trágicamente peligrosa para nuestros compatriotas, además del hecho de que el país no ha desarrollado nunca una política estratégica para el uso de las remesas, que se han drenado mayoritariamente en consumo.

Por otro lado, y sin dejar de tener relación con lo antes mencionado, reaparece uno de los problemas estructurales de nuestro país: la baja asistencia escolar de niñas salvadoreñas, particularmente en las zonas más pobres. Según datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), uno de cuatro adolescentes no estudia ni trabaja entre las poblaciones más pobres del país. Este dato en los adolescentes es del 10 por ciento, es decir, uno de cada 10.

Otro gran desafío que surge de esto, y que debemos atender urgentemente, radica en la exclusión de mujeres, debido al tema de maternidad juvenil. Es de resaltar que una de cada cuatro mujeres inicia su maternidad antes de cumplir 18 años. Pero en las mujeres sin escolaridad esta tasa se duplica y representa la mitad de las mismas. Al contrario, en las mujeres con 10 o más años de escolaridad, este promedio disminuye a 1/12. Esto genera un círculo vicioso en la medida en que no contribuyen directamente a le economía de las familias y crean más personas dependientes. En muchos casos, deben salirse de la escuela, reduciendo así considerablemente las oportunidades profesionales en el futuro.

Lo que es más, muchos de los casos de embarazo juvenil están relacionados a situaciones de violencia. En caso de las menores de 18 años y sobre todo las  de menos de 15, acheter viagra no es resultado de una decisión deliberada, sino de ausencia de poder de decisión y de circunstancias que están fuera del control de la niña y la mayoría vinculados con violencia sexual: al menos una adolescente sufre violencia sexual cada dos horas, todos los días, y más de la mitad de los victimarios son personas conocidas y cercanas a sus familias.

Estos son solo algunos de los datos, y el panorama no es alentador. Pero debemos empezar a trabajar de forma coordinada y estratégica si queremos resolver, a mediano plazo como mínimo y de forma sostenible, algunos de los obstáculos al pleno desarrollo de la juventud salvadoreña, que funcionen como motores para el desarrollo de nuestro país, sin verse obligados a huir de este país, optando por una opción que se vuelve cada vez más arriesgada. La migración es un derecho, pero también debería ser un derecho encontrar oportunidades de desarrollo en su propia tierra.

Sumémonos todos y, cada uno desde nuestra cancha, apostémosle a invertir en juventud para que realmente tengamos algo que celebrar. Todos los días tengamos una juventud con oportunidades, empoderada y capacitada para asumir los retos que presenta nuestro país.

 

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata