Política

19 Jun 2014
Política | Por: Gerardo Torres

¡Gracias, Estados Unidos!

Ha llegado la hora de la verdad. Los diputados deben demostrar que no tienen miedo a que se investigue a gente de su propio partido.

Nos guste o no nos guste, Estados Unidos nos ha hecho un gran favor. No tiene que ver con el dinero que está a punto de darnos, sino con el hecho de que nos ha exigido para concedernos el Fomilenio II. Lo mejor es que pidió que incluyéramos en la Ley contra el Lavado de Dinero y Activos a los altos funcionarios que ostentan, o han ostentado, algún cargo público.

Sin duda alguna, hubieran faltado por lo menos 100 años para que nuestros diputados incluyeran por voluntad propia a funcionarios públicos en esta ley. Pero Estados Unidos nos ha dado un “empujoncito” que nos ha hecho avanzar a pasos agigantados. Sin embargo, aún hay legisladores que se niegan a incluir en la ley a cargos públicos de alta jerarquía, como el presidente y el vicepresidente, porque esto significaría tirar piedras contra su propio tejado. Pero, por suerte, la embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Mari Carmen Aponte, se ha mantenido firme en su postura y ha dicho que Estados Unidos no le entregará al país estos fondos si no se incluye a estos funcionarios en la ley. ¡Gracias, embajadora!

Los diputados salvadoreños se encuentran acorralados. El país no les perdonaría que por miedo a las consecuencias de incluir a altos cargos en la Ley de Lavado de Dinero, El Salvador dejara de recibir 365 millones de dólares para el desarrollo de la zona costera de El Salvador. Estados Unidos no está amenazando la soberanía del país con este requisito, simplemente exige ciertas condiciones a los países a los que les entrega fondos; y está en todo su derecho de hacerlo. Los funcionarios públicos estadunidenses no se pueden arriesgar a que fondos, provenientes de los contribuyentes del país, terminen en una nación sin seguridad jurídica y política, donde, seguramente, el dinero terminaría en las manos equivocadas.

El FMLN ha tenido que modificar su postura sobre el tema. Los 365 millones de dólares tienen mucho peso y los dirigentes del partido se han visto obligados a aceptar que “quien paga el mariachi, elige la canción”. El secretario técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, ha dicho que su partido no tiene ningún problema en aceptar las condiciones que exige Estados Unidos. No hay duda de que las palabras de Lorenzana han sido una muestra de confianza en la transparencia y buen uso de fondos en la gestión de Mauricio Funes, o, tal vez, significa que FMLN ha abandonado al expresidente Funes a su propia suerte.

Ha llegado la hora de la verdad. Los diputados deben demostrar que no tienen miedo a que se investigue a gente de su propio partido. Deben enseñarle al país que la transparencia no se basa en palabras, sino en obras. La inclusión de altos funcionarios demostraría que están comprometidos a combatir la corrupción en el país y, por tanto, que su lealtad es con El Salvador no con los altos mandos de su partido. Este ha sido un gran paso para el país y en el futuro le agradeceremos a Estados Unidos que haya abierto las puertas para el combate eficaz contra la corrupción. Ojalá que la siguiente ley que se apruebe para luchar contra la corrupción sea iniciativa propia de los diputados y no venga impuesta desde fuera. Ese, sin duda alguna, sería un motivo para aplaudir.

 

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?