Política

10 Feb 2016
Política | Por: Abner Alvarenga

Ex presidente Funes, sinónimo de tregua y prepotencia

Durante su campaña electoral Mauricio Funes hoy Ex presidente de la República prometió cambios estructurales para la sociedad salvadoreña, prometió ser la esperanza de un país que a lo largo de la historia ha sufrido mucho, a los ojos de los críticos era el hombre que marcaría un antes y un después en El Salvador.

Gandhi decía que  “Se debe ser tan humilde como el polvo para poder descubrir la verdad.” Frase tan celebre y que debería ser tomada en cuenta como base fundamental en el desarrollo de todo ser humano especialmente cuando se ostenta un cargo público.

El cargo de Presidente de la República muy aparte de ser el de mayor importancia, debería estar lleno de honor, honestidad, moralidad, decencia pero sobre todo la persona que lo ostenta debe ser un total estadista que busque siempre el bienestar de su nación, la verdad absoluta y dar siempre el ejemplo de persona proba para ocupar ese puesto de gran envergadura.

Durante su campaña electoral Mauricio Funes hoy Ex presidente de la República prometió cambios estructurales para la sociedad salvadoreña, prometió ser la esperanza de un país que a lo largo de la historia ha sufrido mucho, a los ojos de los críticos era el hombre que marcaría un antes y un después en El Salvador, decía ser la renovación de un gobierno presidencialista a uno con sensibilidad humana y social que cambiaría la vida de muchos salvadoreños.

Sin embargo cuando asumió su mandato olvidó todas las promesas de campaña y se convirtió un presidente más que ocuparía Casa Presidencial por cinco años y que al final de su periodo sería un activista más de la izquierda retrógrada, comunista e sembradora de odio que lo llevó al poder.

Se convirtió en un pregonero de odio, de resentimiento social, lejos de buscar la unidad que tanta falta le hace al país, lo terminó hundiendo no solo en la miseria sino también agravó la división ideológica que por décadas había generado tanto daño en el país, lo más grave e imperdonable que alguien puede hacer es vender a su país y peor aún ponerlo en manos de las pandillas, con una falsa e hipócrita tregua que lo único que trajo fue luto, dolor y sangre en la familia salvadoreña.

Cambió celulares, pantallas, visitas conyugales en los penales por sangre inocente derramada de mis compatriotas, de mi pueblo, no le importó la seguridad ni el bienestar de los salvadoreños.

Se encargó de sembrar odio sábado a sábado en su mal llamado programa “Conversando con el Presidente” donde más bien se conversaba con el Prepotente Funes.

Decía ser el hombre íntegro e intachable que todo país quisiera como su presidente pero el tiempo se ha encargado de decir todo lo contrario y sacar a flote sus verdaderas intenciones y de quitarle la máscara al hacer público la prepotencia le quedó pequeña para con sus amantes, viajes, lujos y muchas otras cosas.

Debería darle vergüenza seguir destilando veneno desde las redes sociales, después que no le importó el llanto de las madres al ver que asesinan a sus hijos, de los niños cuando pierden a sus padres. Usted que se mofaba de la transparencia y hoy está a punto de ir a juicio por enriquecimiento ilícito, por ser quien aún después de presidente sigue dándose la gran vida con sus hijos y amantes a costillas del pueblo.

Si tuviera la oportunidad de tenerlo en frente le preguntaría tres cosas ¿De qué le sirvió sembrar tanto odio en mi país? ¿Por qué jamás siguió el ejemplo de Monseñor Romero al quien tanto decía defender? ¿Cuál es el secreto para pagar deudas y aun así ahorrar?

También le dijera que ya que no pudo ser la esperanza de los salvadoreños por lo menos demuestre valentía como persona y deje de sembrar odio en el país, sus actos, su prepotencia y difamaciones le hacen daño a El Salvador, si de verdad siente algo por éste país sufrido cayese y acepte que su nombre no hizo historia y que simplemente será recordado como el presidente prepotente y sobre todo el que dejó al país estancado económicamente y vendido a los mareros.

 

 

 

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN