Política

21 Ene 2016
Política | Por: Eduardo Moz

Estudiar para morir o morir sin estudiar

El año escolar recién inició el pasado lunes 18 de enero y según el Ministerio de Educación la deserción escolar para el año 2015 rondó los 39 mil alumnos, siendo una de las principales causas las amenazas de pandillas.

“Estudiantes acosados por pandillas”, “pandilleros asesinan a estudiante y lesionan a otro en Atiquizaya”, “fallecen dos estudiantes pos ataques cometidos por grupos delictivos”, “mareros matan a estudiante y amenazan a familiares para que se vayan del lugar”, “hallan cuerpos de estudiantes de enfermería desaparecidas”, “Estudiante universitario asesinado en Santo Tomás”, “45 estudiantes asesinados en 2015”.

¿Alguien recuerda estos titulares? Noticias que quedaron plasmadas en páginas de periódicos nacionales, en el pensamiento de cada uno de los familiares y amigos de las víctimas y en las estadísticas que día con día nos recuerdan la zozobra y angustia que significa vivir en El Salvador por causa del alto índice de homicidios.

Si bien es cierto la educación en nuestro país es un derecho que todos tenemos, por ende, es gratuita, esto no es suficiente para que niños y jóvenes que dejen de asistir a clases porque uno de los principales factores que imposibilita que se cumpla dicho derecho es el accionar de las pandillas.

En cantones y caseríos de nuestro país las escuelas dan la oportunidad de estudiar hasta sexto grado y para continuar con sus estudios de tercer ciclo y bachillerato tienen que viajar hasta la ciudad. Muchas veces esta única opción para continuar estudiando se vuelve imposible porque la zona es predominada por las maras; por ello, la gran mayoría solo se queda con ese nivel de educación por el temor de ser víctima de la ola delincuencial que el país atraviesa, siendo los jóvenes el principal blanco para estos grupos delictivos.

El año escolar recién inició el pasado lunes 18 de enero y según el Ministerio de Educación la deserción escolar para el año 2015 rondó los 39 mil alumnos, siendo una de las principales causas las amenazas de pandillas. ¿Se imaginan tantos sueños truncados?

Por naturaleza, como seres humanos buscamos superarnos a través de la educación, con la esperanza de gozar de una estabilidad económica en un futuro, pero si desde pequeños les cortan las alas a niños y jóvenes, rechazando la oportunidad que puedan cumplir sus metas, sin hacer un mínimo esfuerzo para erradicar el clima situacional que amenaza al sector estudiantil, ¿cómo las autoridades competentes esperan que no sigamos ocupando los primeros lugares en pobreza, inseguridad y analfabetismo y si en desarrollo humano sostenible?

Según el informe del Programa de las Naciones Unidas (PNUD) 2015, en El Salvador la globalización está transformando el mundo del trabajo y esto puede ser una amenaza o una oportunidad, dependiendo del nivel educativo que las personas posean, partiendo de que el analfabetismo en personas mayores de 10 años alcanza el 10.9 por ciento.

Es necesario que el sistema de seguridad público actúe de verdad, no como ha estado actuando hasta el momento, que aunque parezca irónico los centros de estudio “vigilados” y “asegurados” por miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) y organismos de la Fuerza Armada son en los que han ocurrido mayores casos de muertes y amenazas para estudiantes por parte de los grupos terroristas.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN