Política

6 Ene 2015
Política | Por: Ernesto Hernández Otero

Estado de cuenta

Algunas cosas han cambiado con los años: los que eran guerrilleros son empresarios, viven en mansiones, tienen colecciones de carros y hasta cambiaron sus ideales sociales. Hay partidos nuevos, de esos que se ajustan a la izquierda o a la derecha al mejor postor.

Así como a fin de mes llegan esos sobres que se llevan una parte de nuestro dinero a cambio de todas las cosas que compramos y los servicios que disfrutamos, de la misma forma enero nos pasa factura del año recién terminado y no siempre es fácil hacer el balance de todo lo vivido.

Las cosas buenas que pasaron son agradables recordarlas con alegría, así como la satisfacción que produce haber logrado otras cosas que quizá ni esperábamos realizar. Esa es la parte del estado de cuenta que más debe brillar en la memoria.

El sentimiento es complicado con aquellas historias que quisiéramos nunca haber vivido; con aquellos asuntos que siguen siendo una carga para este año y a esas personas o momentos que perdimos, que nunca podrán volver.  Al final de cuentas, poco o nada puede hacerse por estas cosas que son imposible cambiar, pues ya forman parte del pasado. Sin embargo, el esfuerzo debe hacerse para que no se repitan los mismos errores. Tendremos 12 meses para compensar el mal que pudimos haber hecho el año pasado.

Si la culpa llegara a invadirnos, pensemos que realmente no estamos tan mal. Reflexionemos que quien hace un año aun celebrara las fiestas en la Residencia Presidencial ahora las celebró en la mansión de Altamira. También pudo recuperarse de la caída sufrida en el baño por el susto del ruido de un Ferrari chocando en el Masferrer. Incluso, pudo reconvertirse en el periodista antiimperialista que fuma puros Cohiba y escribe con plumas Montblanc.

Esto nos enseña que todos tenemos derecho a tener nuestras propias ideas, por estrafalarias que sean, y tomemos la lección para nosotros, pues si hasta Mauricio Funes pudo continuar su vida, nosotros podemos lograr muchas cosas mejores.

Y si no queremos ese ejemplo, pongámosle el nombre del político que queramos. Puede ser Saca quien tiene más éxito en sus negocios ahora que hace diez años; Sigfrido Reyes, que incursiona en lo inmobiliario, y de todos esos luchadores candidatos a diputados que aunque hace años deberían haberse extinto, persiguen su curul haciendo el máximo esfuerzo por no ser tachados de dinosaurios.

Algunas cosas han cambiado con los años. Ahora, los que eran guerrilleros son empresarios, viven en mansiones, tienen colecciones de carros y hasta cambiaron sus ideales sociales. Hoy, hay partidos nuevos, de esos que se ajustan a la izquierda o a la derecha al mejor postor (o quizá de esos siempre hubo). Nuestro gobierno ha creado nuevas secretarías que emplean a muchos salvadoreños. Ahora, casi el 20 por ciento de nuestros compatriotas vive en otros países, por lo que somos el mayor exportador de capital humano de Centroamérica. Y para los que no lo sabían, hace años que exportamos más plásticos que café.

Pero algunas otras cosas no han cambiado mucho, como la balanza de la justicia que sigue pesando menos para los que tienen poder, las empresas que siguen evitando a Hacienda, los ladrones continúan robando, las alcaldías siguen ganándose con gorras y delantales, la opción derecha sigue estando muy a la derecha, la derecha social sigue sin tener poder, los ricos siguen siendo ricos y los pobres siguen siendo pobres.

Y yo, por mi parte, con todo mi “respeto respetuoso”, “les guste o no les guste”, en este 2015 voy a seguir hablando bien de El Salvador.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN