Política

21 Sep 2013
Política | Por: Luis Trejo

En el mes de la (in)dependencia

En este mes celebramos 202 años del Primer Grito y 192 aniversarios de la denominada (in)dependencia salvadoreña. Según la historia de nuestro país, el proceso de independencia en Centroamérica fue impulsado por los criollos al cansarse de tanto sometimiento de los españoles. Al comparar aquella realidad de la década 1811-1821, y la de otros hechos trascendentales de la historia humana, con la de nuestros tiempos actuales, se verían los actos como rebeldes, revolucionarios, desde el punto de vista peyorativo, o como reprobables. Sin embargo, en aquella época fueron vistos con valentía, entusiasmo, aprobación y hermandad centroamericana.

Según la Real Academia Española (RAE), el término independencia se refiere a la “libertad, especialmente la de un Estado que no es tributario ni dependiente de otro. Es entereza y firmeza de carácter”. Por lo tanto, nuestro país está lejos de llamarse independiente. No solo porque los mandatarios carecen de carácter y de libertad, sino porque la mayoría de los salvadoreños aún estamos atados a muchos aspectos económicos, políticos, sociales y culturales.

De acuerdo con historiados y algunos archivos encontrados, en Centroamérica comenzó a ejercerse el sentimiento independentista por grandes acontecimientos como la Independencia de Estados Unidos y la Revolución Francesa. Estos actos fueron ejemplos a seguir y permitieron que nuestros ancestros batallaran en contra de la monarquía española, que había realizado una serie de medidas poco populares tanto fiscales como económicas, entre ellas el aumento de tributos y la consolidación de deudas estatales para financiar las guerras de la nación española, durante el Siglo XIX.

Los personajes que participaron en la gesta independentista han de quedarse para siempre en la historia, no solo salvadoreña ni centroamericana sino mundial. Sin lugar a dudas, hicieron una gran labor y arriesgaron lo mucho o poco que tenían. Aunque los más reconocidos de los llamados próceres fueron personas acaudaladas o de familias acomodadas, su compromiso patriótico y nacional rebasó las realidades económicas, sociales o políticas a las que pertenecieron. Son personas dignas de imitar y de quienes se pueden aprender muchos legados.

No obstante, a pocos años del bicentenario más importante en la historia de nuestra prematura democracia, esos sueños, anhelos y sentimientos de los verdaderos independentistas han quedo atrás. Vivimos en un El Salvador cada vez más dependiente y esclavizado a muchas situaciones aflictivas. La dolarización, las remesas, las importaciones exacerbadas, la polarización, la falta de oportunidades, la pobreza, la deuda externa y el déficit público son solo algunos ejemplos de que aún somos dependientes.

En este mes, al que hemos bautizado como “Mes Cívico” o “Patriótico”, debemos aprovechar las pocas o muchas oportunidades que tengamos para recordar cuán importante es la verdadera independencia. Hay que hacer caminar a El Salvador por senderos que nos gratifiquen y nos permitan vivir verdaderos procesos independientes, no solo en la democracia, sino en todo tipo de operaciones, actividades y decisiones que afecten, de manera positiva o negativa, a la sociedad salvadoreña. Es hora de volver la mirada 200 años atrás y rememorar la lucha de miles de héroes y personajes que confiaban en una sociedad unida, empática, triunfadora y llena de hermandad. 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN