Política

19 Ago 2014
Política | Por: Gloria Cabrera

El Salvador, un Estado ¿“fallido”?

Ser político, más que una profesión, es una vocación; debe apasionar el fin no el medio, y el fin debe ser el bien común no la individualidad.

Me sorprende el nivel de ignorancia y la poca capacidad de análisis que muestran muchos de mis contemporáneos. No me malentiendan. No los culpo del todo a ellos; somos el resultado de un sistema manejado con anterioridad por personas a las que la ignorancia del pueblo les convenía. Tristemente es el error más caro que ellos mismos están pagando, junto con los más de 7 millones de salvadoreños restantes que hoy por hoy vivimos según mi concepción en un Estado fallido.

Porque aunque no quieran aceptarlo, sí, El Salvador vive un Estado fallido, en el que los delincuentes tienen la capacidad de entablar una mesa de negociación con el gobierno, los policías temen por su vida y no pueden responder a los ataques de los mareros o revoltosos que se toman las calles de nuestra ciudad causando terror en la población más que con balas de salva, cuando ellos han sido atacados con armas de alto calibre, donde los estudiantes son expulsados de sus escuelas porque algunas se han vuelto exclusivas para los hijos de “x” grupo de pandilleros o han sido tomadas por estos como centro de capacitación.

Este nuevo gobierno es el gobierno del silencio, porque ante todas las situaciones nefastas que estamos viviendo, ante todas las acusaciones que han sido lanzadas hacia algunos ministros y ante los despilfarros de otros entes del Estado, lo único que ha hecho es guardar un rotundo silencio. No es posible que no haya un plan de trabajo a casi tres meses de haber asumido la Presidencia. No es posible que no exista un plan de seguridad y que las pocas declaraciones emitidas por el señor Sánchez Cerén sean una serie de declaraciones que carecen de sentido y no aclaran dudas ni brindan seguridad a la población que algo diferente a lo que hemos vivido en el pasado va a ocurrir con ellos al mando.

Conversando con un amigo hace poco le planteaba lo brillante que son estas mentes criminales realmente. Cómo todo sería distinto si se les hubiera preparado de una manera diferente, si en sus mentes hubiéramos programada el bien y no haberlos orillado a hacer el mal. Si hubiéramos creado en ese momento los espacios necesarios para que pudieran desarrollar toda esa creatividad y talento y cómo realmente es necesaria una “visión país”. Cuando empecé a escribir este artículo no tenía idea sobre que lo iba a escribir. Era tanto lo que quería abarcar y tan poco el espacio. Tenía las ideas desordenadas en mi cabeza y realmente mi mente divaga mucho sobre mis propios problemas.

Entonces comprendí que realmente eso es lo que sucede en cada individuo de esta sociedad, especialmente a los políticos. Utilizan las instituciones del Estado y sus cargos para llegar a resolver sus propios problemas, más que todo los financieros, y olvidan que están ahí con una misión: servir, proteger y proveer las condiciones adecuadas para que el resto de la población pueda desarrollarse con seguridad, dinamismo y prosperidad.

Ser político, más que una profesión, es una vocación. Es como ser médico o abogado, debe apasionarte el fin no el medio, y el fin debe ser el bien común no la individualidad.

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN

30 May 2018
Muchos problemas, muchas oportunidades
Política | Por: Erick Hernández

Muchos problemas, muchas oportunidades