Política

7 Ago 2014
Política | Por: Gloria Cabrera

El Salón Azul

El “salón azul” es más importante que cualquier otro salón, mas importante que el rojo, el amarillo o el verde. Es en este salón, del salón donde nuestros “padres de la patria” se reúnen para decidir, discutir, aprobar o vetar políticas públicas, leyes, reglamentos, decretos, etc., que afectarán y regularn el actuar de todos y cada uno de los sectores de la sociedad. El gran salón azul, que aunque muy pequeño, todo lo que en él se dice tiene eco en cada rincón de El Salvador.

En los últimos días hemos sido testigos de una serie de actuaciones y hechos que rodean tanto al salón como a los que dentro de él se reúnen, que los han ubicado en la mira, no solo de notas en los diferentes medios de comunicación, sino también en la de la población que en mi opinión cada vez se vuelve más exigentes con los actores de la política salvadoreña –algo que sin duda aplaudo-. Aunque esta no es la primera vez que las actuaciones de la Asamblea Legislativa son cuestionables y se realizan de una manera maliciosa, pero pareciera que esta vez la sociedad civil no va a permitir que hagan lo que se les antoje.

Es precisamente ese pueblo, que en mi opinión está despertando, que se mantiene vigilante, que ahora cuestiona; el mismo que le otorga esa investidura a estos ciudadanos -que ahora son “padres de la patria” los encargados de velar porque las leyes se cumplan, los encargados de crear y/o modificar las legislaciones ya existentes, si fuere necesario- cada tres años en esas tan reñidas elecciones que muchos llaman el “balance de frenos y contra pesos”. No podemos permitir que no se cumplan las leyes únicamente porque poseen ellos en este momento una posición privilegiada frente al resto.

En lo personal, me parece indispensable que nuestros legisladores posean como mínimo los conocimientos básicos del Derecho, no solo para que actúen según lo que las leyes ya tienen estipulado, sino para que aquellas normas que se van a crear carezcan de vacios de ley, o entren en disputa con las ya existentes, esos pequeños problemas con los que los que aplican la ley se encuentran algunas veces; para que conozcan no solo sus facultades sino también sus obligaciones, pero más que conocerlas, para que las cumplan. Oímos frases tan erradas de parte de nuestros funcionarios públicos como: “Se me está coartando mis derechos ciudadanos”, prefiero pensar que más que ignorancia del Derecho es hacernos los locos con algo que sabemos perfectamente, estos son principios básicos de la normativa salvadoreña, principios constitucionales.

El principio de la igualdad en el Derecho consiste en tratar igual a los iguales y desigual a los desiguales, entendiéndose que los funcionarios públicos no son iguales a los ciudadanos, ya que no solo están envestidos con facultades especiales, sino que también poseen responsabilidades especiales, por lo que no se le demandara lo mismo a un funcionario o empleado público, que a un pequeño empresario o un empleado del sector privado. Los funcionarios únicamente poseen las facultades que la Constitución, en un principio, y las leyes les otorgan como lo expresa el artículo 86, inciso ultimo: “Los funcionarios de Gobierno son delegados del pueblo y no tienen más facultades que las que expresamente les da la ley.” Su mayor obligación es servirle al pueblo, no servirse de él, velar por la seguridad de los ciudadanos no por el propio, procurar que el Estado posea la capacidad de mantenerse a sí mismo, no incrementar sus cuentas personales, por el bienestar de cada uno de los habitantes de esta nación, no ocupar el mecanismo del Estado para venganzas personales o fortalecer compadrazgos.

Recordemos que somos nosotros los que les otorgamos esa facultad con el segundo instrumento más fuerte que posee cualquier ciudadano: el voto. El primero es la voz.

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?