Política

4 Feb 2015
Política | Por: Luis Trejo

El ring preferido de los políticos

Los debates televisivos se han convertido en recintos donde ganan los pleitos, el palabrerío y donde hacen falta propuestas concretas, argumentos convincentes y, sobre todo, inteligencia y astucia por parte de los políticos.

Cuando escuchamos la palabra “debate” siempre esperamos encontrar a dos o más personas defendiendo con argumentos convincentes sus ideas sobre determinado tema. Lastimosamente, en los medios de comunicación de los que disponemos, los políticos (o aspirantes a serlo) terminan dando patadas de ahogados y discursos muy alejados de un verdadero debate político. Por el contrario, en la mayoría de casos somos testigos de una batalla de palabras, cuyo ring es el medio de comunicación que los invitó.

Según la Universidad Andrés Bello de Colombia, un debate político son posturas que diversos actores muestran sobre “diferentes medidas y prácticas a implementar como solución ante un mismo problema. Es ideal para la discusión de asuntos políticos y problemas prácticos de la sociedad”. En otras palabras, un debate político se trata de argumentar y contra argumentar lo que las otras personas están exponiendo. De esta manera, los candidatos o políticos exponen sus puntos de vista con conocimiento de las problemáticas para dar a los ciudadanos argumentos sobre qué candidato está más informado o cercano a la realidad que se enfrentan.

Sin embargo, gracias a los medios de comunicación nacionales, los ciudadanos hemos dado por sentado que un debate no es tal si no está plagado de ataques entre los panelistas, guerras de palabras, insultadas, humillaciones y engaños hacia los espectadores. De igual manera, la mayoría de nuestros políticos se han prestado al juego de los ataques verbales, han caído en la tentación de los rumores, los “chambres” y el boca a boca. Muchos candidatos han hecho acusaciones basadas en rumores sin comprobar la información o cerciorarse de algo que les hayan contado.

Contrario a lo que creen, los ataques entre ellos mismos solo denotan falta de sensatez, inteligencia, madurez y, lo más agravante, falta de propuestas reales, concretas y bien pensadas. Un candidato que debate ideas y que propone con argumentos sustentables, demuestra que está bien informado de la realidad, las problemáticas y las necesidades de la población a la que quiere representar o gobernar.

Ya basta de que los políticos quieran aprovechar los espacios disponibles para echar a pelear a sus simpatizantes. Hagamos uso de las diferentes herramientas tecnológicas de las cuales disponemos para cuestionar, reprochar, regañar, reclamar, exigir y condenar las malas acciones de nuestros políticos. Vivimos en una sociedad y tiempo donde podemos hacer uso de la libertad de expresión para tomar y dar a conocer nuestras posturas o puntos de vista sobre lo que nos gusta o nos desagrada.

Ya no permitamos que los políticos tomen los debates como un ring de boxeo, donde van a pelearse por intereses personales o politiqueros. Como ciudadanos contribuyamos a que los políticos dejen de comportarse como pubertos  y empiecen a mostrar signos de madurez y de un verdadero cambio en la forma de hacer la mejor política.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN