Política

30 Mar 2016
Política | Por: Kevin Sánchez

El país que quiero

El Salvador, nuestra patria, la tierra que tanto amamos, la tierra que a pesar de tantas cosas negativas que pasen aquí aun seguimos creyendo en ella. La tierra que tanto extrañamos cuando estamos fuera de ella, la tierra que queremos ver progresar, la tierra que nos lo ha dado o quitado todo. Todo eso es lo que nos inspira este país, una tierra increíblemente hermosa pero castigada por la violencia; una tierra que parece estancada por sus gobernantes; una tierra que no parece mejorar en nada. Lastimosamente así está mi país.

Mi intención con esta columna no es basarme en lo que el presidente Sánchez Cerén escribió en su libro del mismo nombre, sino más bien dejar clara mi versión del país que quiero; del que creo que es el país que todos queremos y de las expectativas que tenemos los jóvenes sobre el futuro de nuestro país.

El país que quiero es un país más seguro, donde realmente vivamos en paz social. Tampoco pido un paraíso en la tierra, pero sí un país con niveles “tolerables” de delincuencia. Un país donde la violencia no se robe las portadas de los periódicos casi a diario; un país que no sea reconocido internacionalmente por sus altos niveles de homicidios; un país donde familias enteras no tengan que huir de sus hogares por el acoso de las pandillas; y un país donde los políticos no tengan que negociar con criminales porque la situación ya se les salió de las manos.

Quiero un país con políticos renovados, un país que no esté tan dividido y polarizado por los partidos políticos. Un país donde la corrupción sea perseguida venga de donde venga y donde sea más importante el bien común antes que los intereses partidarios. Quiero un país donde el crimen realmente sea perseguido; un país donde la impunidad no sea el factor común; un país en el cual la justicia no tiene clases, donde los pobres y los ricos son medidos de igual forma; un país con más oportunidades para todos, donde las excusas para no trabajar o estudiar no existan.

Un país donde haya más oportunidades de empleo formal, donde todos tengamos más y mejor educación de calidad sin importar el estatus social o económico. Un país que realmente gaste sus recursos para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, políticos que realmente sepan que es más importante invertir en educación, salud y empleo si queremos tener una mejor ciudadanía y menos delincuencia.

Un país donde el deporte realmente sea apoyado y sea una herramienta para prevenir la violencia y no una herramienta para distraernos de la ineficiencia de nuestros gobernantes. Un país donde realmente tengamos políticos capacitados para sus cargos no uno en el cual cualquiera sin preparación académica suficiente pueda llegar a ser diputado o hasta presidente.

El país que quiero no es el país que le conviene a algún interés particular. El país que quiero es el país que todos los salvadoreños queremos, un país donde realmente progresemos como personas y como nación, un país donde no tengamos que huir por falta de oportunidades o de seguridad, un país donde realmente valga la pena decir ¡SOY SALVADOREÑO!

  • Juan Perez

    “Quiero un país con políticos renovados” … no creo que dicha renovación vaya a ocurrir NUNCA ya que los políticos actuales no tienen ningún incentavo para cambiar y hacer mejor las cosas mientras la gente siga votando por “más de lo mismo!

20 Nov 2017
El costo político de la corrupción
Política | Por: Fernando Colocho

El costo político de la corrupción

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política