Política

18 Nov 2015
Política | Por: Abner Alvarenga

El FMLN y su amenaza contra El Salvador

El FMLN pretende cambiar el actual modelo económico de nuestro país que permite la libertad económica y el derecho a la propiedad privada, derechos que a nivel mundial han dado muestras claras de desarrollo potencial en la mayoría de países.

Nuestra Constitución, en su artículo 85, manifiesta claramente que el gobierno de El Salvador es republicano, democrático y representativo. Las normas, organización y funcionamiento se sujetarán a los principios de la democracia representativa. Asimismo, establece que la existencia de un partido único oficial es incompatible con el sistema democrático y con la forma de gobierno.

El 8 de noviembre de este año quedará marcado en la historia de El Salvador, puesto que las libertades, nuestro sistema político pluralista, pero sobre todo la democracia, sufrieron un grave atentado por parte del partido oficial.

El FMLN pretende implantar un modelo fracasado a lo largo de la historia y  homologar en El Salvador el sufrimiento y desesperación de varios pueblos de América del Sur, especialmente el caso de Venezuela, donde lo único que el socialismo ha generado es pobreza, desempleo, alto costo de la vida y estancamiento en un país con mucha riqueza en recursos naturales como el petróleo.

Durante los últimos 25 años El Salvador le ha apostado al modelo de promoción de exportaciones. Para ello, se emprendió una aplicación neoliberal conocida como la política de las 3 “D”: desestatización, desregulación (liberación de precios y poca intervención estatal) y desprotección (liberalización comercial), junto a un nuevo enfoque de política social, caracterizado por la asignación creciente de recursos que privilegian la atención y combate a la pobreza.

Si bien es cierto el modelo neoliberal ha tenido insuficiencias como cualquier sistema capitalista, durante décadas orgullosamente fuimos un referente de desarrollo económico en Centroamérica. No es justificable que el FMLN después de casi siete años de gobierno, sin mostrar hechos concretos que sigan prosperando a nuestro país, aún siga buscando culpables de su incapacidad de gobernar y de resolver los problemas que aquejan a los salvadoreños, como lo es la pobreza, el desempleo y la inseguridad.

El FMLN pretende cambiar el actual modelo económico de nuestro país que permite la libertad económica y el derecho a la propiedad privada, derechos que a nivel mundial han dado muestras claras de desarrollo potencial en la mayoría de países. Existe una gran contradicción con su forma de hablar y vivir, puesto que el mensaje a su militancia durante su primer congreso, lejos de proponer mejoras para El Salvador o más bien soluciones a la crisis que estamos viviendo, evidenció que únicamente quieren cohesionar a su militancia que está en contra del “buen vivir” de la mayoría de funcionarios de gobierno así como de la cúpula de su partido, puesto que hoy son empresarios con pensamiento, avaros, perversos pero sobre todo divisionistas.

Mi pregunta constante hacia el FMLN es: ¿por qué odian tanto al capitalismo, pero viven como Rockefeller? ¿El FMLN desea verdaderamente que las nuevas generaciones tengan que esperar por horas en una fila para que le den un poco de comida? ¿Ese es el respeto que tienen por la niñez de El Salvador?

Lejos de cambiar el actual modelo económico por otro que fracasó desde los años 80 con la caída del muro de Berlín, el FMLN debe cambiar su forma de gobernar y empezar por ser un gobierno serio, responsable, respetuoso de nuestras libertades que históricamente El Salvador ha luchado por obtenerlas.

La empresa privada, a la que tanto se opone el FMLN, es la generadora de miles y millones de empleos, genera verdadero desarrollo y bienestar para el país. En toda nación donde no exista empresa privada, su gente está destinada a la mediocridad y a vivir siempre en precariedad y a expensas de las migajas del gobierno.

El FMLN debe tener muy claro que El Salvador no es ni será otra Venezuela. El pueblo salvadoreño no quiere definitivamente avanzar hacia el comunismo; los salvadoreños exigimos respeto a la propiedad y un El Salvador de justicia, estamos listos para defender nuestra democracia y nuestro sistema de libertades a costa de todo.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN