Política

3 Jul 2015
Política | Por: Luis Trejo

El fiscal de todos, menos el mío

Insisto en que el fiscal Luis Martínez algo esconde y me resisto a creer que ese sea el fiscal “despartidizado” que la Constitución de la República exige. Yo quiero funcionarios públicos comprometidos con la justicia y que no defiendan los intereses de unos cuantos.

Hay varios dichos que uno puede aplicar en la vida profesional de los funcionarios públicos. Por ejemplo, que todos tenemos cola que nos pise; o que nadie es monedita de oro para caerle bien a todo mundo. O que el león juzga por su condición; que todos escondemos un pasado oscuro, entre otros tantos. Pero el punto de esta columna no es hablar sobre dichos populares; más bien está encaminada a decir por qué yo no acepto a Luis Martínez como fiscal general, y que estoy en contra de su reelección.

Ya en una columna anterior preguntaba ¿qué esconde el fiscal? Hasta el momento, aunque suene un poco ingenuo, sigo haciéndome la misma pregunta. Ahora, la interrogante es más insistente, pues se siguen destapando varias polémicas que involucran al fiscal Martínez. La semana pasada, la Revista Factum publicó una investigación en la que asegura que el funcionario está bastante atado al círculo del empresario Enrique Rais. De hecho, Mario Ricardo Calderón, exempleado de Rais, denunció que existen tratos entre el fiscal y el empresario, que se derivan en beneficios para ambos. Por tal hecho, según Calderón, la FGR ordenó su captura y la de su esposa, por lo que asegura se trata de una persecución política. ¿Verdad o mentira? Lo único cierto es que el fiscal Martínez ha obviado el tema entre los medios y se resiste a dar una postura al respecto.

Semanas atrás, el fiscal hizo público que buscará la reelección del cargo, pues ha hecho un buen trabajo. ¿En verdad tan elevado tiene su ego? Es de recordarle, Luis Martínez, que el caso Francisco Flores-Taiwán aún sigue en el limbo; bajo la premisa de reserva y seguridad, usted ha limitado el acceso a los viajes que ha hecho como misiones oficiales (que dicho sea de paso son financiados con lo que pagamos en concepto de impuestos), la corrupción que se dio en el ex bulevar Diego de Holguín parece ya haber quedado en el olvido, pues se desconocen los responsables de los robos y desvío de fondos. ¿Aun así dice que ha hecho un excelente trabajo?

Como contraparte a los deseos del fiscal de reelegirse también ha surgido un movimiento de Iniciativa Social para la Democracia (ISD) que exige que el funcionario no sea reelecto, al cual Martínez ha llamado “campaña sucia”. ¿Desde cuándo decir la verdad es algo sucio? ¿Es decir, exigir honestidad, eficiencia, profesionalismo y un buen trabajo a los funcionarios públicos de instituciones tan importantes como la Fiscalía resulta ahora una campaña sucia? Al menos yo no acepto esos discursos tan retóricos que desea posicionar Luis Martínez.

Por todo lo anterior (y lo que quizá nos falta por ver), no acepto a Luis Martínez como mi fiscal. Así como hemos alabado las decisiones de la Sala de lo Constitucional por permitirnos avanzar en la democracia (como el voto por rostro, voto cruzado, despartidización del TSE, el acceso a la información pública, etc.), así debemos exigir que Martínez no pueda postularse para la reelección, pues los estatus plasmados en la Constitución no los cumple. #YoNoApoyoAlFiscal.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN