Política

11 Abr 2013
Política | Por: Gerardo Torres

El error de Norman Quijano

 

El Dr. Norman Quijano ha cometido un error grave, muy grave. Ha permitido que sus oponentes definan su imagen y ha sido incapaz de lograr que en la campaña electoral se hable de los temas que le convienen. Este error le puede costar la elección.

Candidatos presidenciales, considerados invencibles, han perdido la elección por cometer el mismo error que está cometiendo Quijano. Es vital aprender de la historia para no repetir los errores.

Les contaré la historia de un candidato que tenía la victoria en el bolsillo y, aun así, perdió la elección. Su nombre es George H.W. Bush (padre).

Bush fue derrotado por Bill Clinton en las elecciones estadounidenses de 1992. Pero, esta no fue una victoria cualquiera. Unos meses antes de la elección, nadie daba nada por Clinton, los analistas políticos creían que la victoria de Bush era segura.

El republicano estaba buscando su reelección y, en un principio, creyó que la misión era simple. No hay que olvidar que en Estados Unidos el poder de  la presidencia es fuerte. Un presidente que busca la reelección parte con una gran ventaja.

Además, Bush no hizo las cosas mal en su primer mandato. Por el contrario, las hizo muy bien. Fue el presidente que finalizó la Guerra Fría y ganó la Guerra del Golfo. Sus éxitos en política exterior le valieron para alcanzar el 90% de aceptación popular, todo un record histórico.

Entonces, ¿por qué perdió la elección George H.W. Bush? Pues, la perdió porque no supo explotar sus aciertos y permitió que Clinton centrará la campaña en sus errores y debilidades.

El asesor político de Clinton, James Carville, sabía que el único punto débil de Bush era la economía. Por tanto, concentró todos sus esfuerzos para que en la campaña electoral solo se hablara de temas económicos.

Carville tenía claro que si en la campaña se hablaba de seguridad o de relaciones exteriores perderían la elección. De la estrategia de James Carville de enfocar el debate público en la economía proviene la famosa frase: “It´s the economy, stupid”.

La estrategia de los asesores de Clinton logró que a los votantes se les olvidara todo lo bueno que hizo el gobierno de Bush. Convirtieron el punto débil de Bush en el eje central de su campaña. Definieron a George H.W. Bush como un candidato insensible e incapaz de ofrecer soluciones reales a la crisis económica.

La situación de Norman Quijano es parecida a la de George Bush. Sus adversarios están logrando que la población olvide todo lo bueno que ha hecho Norman como alcalde de San Salvador.

El equipo de campaña de Norman Quijano ha sido incapaz de posicionarlo como un candidato renovador, cercano a la población más desfavorecida y capaz de ofrecer soluciones reales a los problemas del país.

En cambio, sus adversarios los definen como un candidato sometido a la burguesía y a su partido político. Para desgracia de Norman, los mensajes de sus contrincantes están teniendo mucho impacto y el descenso que ha tenido en las encuestas lo prueba.

Una elección, en principio sencilla de ganar, se está convirtiendo en un auténtico calvario. Pero bueno, Norman Quijano aún está a tiempo para revertir la situación.

Para ganar, Quijano debe repetir hasta la saciedad los tres o cuatro aspectos que definirán su “eventual” gobierno. Por ejemplo, si Norman quiere ser conocido como el candidato de la honradez o del trabajo, debe enfocar su campaña a que los electores reconozcan en él estos valores.

Pero, parece que el candidato de ARENA no tiene claro qué aspectos quiere que lo definan. Y si él no lo tiene claro, pues sus rivales serán los encargados de decir quién es Norman Quijano, y esto no es bueno.

Norman debe enfocar la campaña en sus fortalezas y tener claro qué aspectos quiere que lo definan, o perecer. Está muy claro: la indecisión es el camino seguro al fracaso.

20 Nov 2017
El costo político de la corrupción
Política | Por: Fernando Colocho

El costo político de la corrupción

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política