Política

10 Ene 2013
Política | Por: Gerardo Torres

El descontento popular

La población no está feliz con la labor del gobierno, solo basta pasearse por las calles para comprobarlo. Los salvadoreños están cansados de que el Presidente de la República se pelee con todos pero no solucione nada.

 

Sus programas radiales no parecen los de un líder tolerante y dialogante sino que se asemejan más a discursos autoritarios, los cuales son característicos de un tipo de líder distinto al que el Presidente dice ser.

 

Con sus amenazas y peleas el Presidente Mauricio Funes intenta desviar la atención sobre los verdaderos problemas del país, es la misma estrategia que utiliza Cristina Kirchner en Argentina ( cada vez que las cosas van mal habla sobre las Islas Malvinas). En El Salvador cuando la población se va dando cuenta del estado real del país nuestro líder inicia un nuevo conflicto para intentar distraer.

 

Al parecer los miembros del gobierno tenían muy claro cómo ganar la elección, pero no tenían ni idea de cómo gobernar. A un gobierno se le juzga por sus resultados y este ha dejado mucho que desear. Lo único que llama la atención de este gobierno son sus anuncios televisivos y la cantidad de vehículos que posee (en esto ultimo creo que ganamos en Centroamérica). 

 

El gobierno ni siquiera al inaugurar su proyecto estrella, uno muy ansiado por cierto, logró llevar la fiesta en paz. El bulevar Monseñor Romero o Diego de Holguín, como usted le prefiera llamar, se convirtió en otro campo de batalla por el cambio de nombre.

 

Una obra que costó 99.3 millones de dólares, según cifras del Presidente Funes, y que tardó tanto tiempo en ser finalizada, debió haber sido un motivo de alegría, pero nuestro mandatario inició una polémica innecesaria, la cual clausuró con su famosa frase: “Le guste o no le guste a quien sea, este se llamará de ahora en adelante bulevar Monseñor Romero”.

 

Ahora les pregunto: ¿les parece esta una frase de un gobernante que se autoproclamaba el presidente del dialogo y de la unidad nacional?

 

Además, con este gobierno hemos llegado a endeudarnos hasta niveles insospechados. Para ponerles un ejemplo, el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, afirmó que actualmente “la deuda correspondiente a pensiones asciende a 426.9 millones de dólares”, y esta es solo una de las muchas deudas.

 

Con estas cifras tan alarmantes, el futuro que les espera a los afiliados al antiguo sistema de pensiones es desolador. El gobierno no podrá hacer frente a estas deudas, no por lo menos de la forma en la que está actuando y sin reformas drásticas.

 

El colmo es que estamos en un mundo globalizado y, por tanto, los trapos sucios no se lavan en casa. Los mercados conocen nuestra realidad económica y esto tiene consecuencias graves. En El Salvador los únicos que parece que ignoran la situación en la que estamos son algunos de nuestros gobernantes.

 

Las agencias calificadoras (Standard & Poor’s y Moodys) han puesto calificaciones muy bajas a nuestro país. Ambas lo justifican por el débil crecimiento económico del país y las desalentadoras previsiones para el 2013. Por tanto, cada día nos está costando más financiarnos, con calificaciones como las actuales (BB- y Ba3) va a ser complicado salir de este bache.

 

Pero bueno, nos guste o no, este es el gobierno y el panorama que tenemos y tendremos hasta el 2014. Está en nosotros luchar por el país y, en este año de campaña electoral, nos toca probar que hemos madurado políticamente y, por tanto, ya no nos convencen ni las frases hechas ni las promesas utópicas.

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata

14 Oct 2016
65 años de integración regional centroamericana
Política | Por: Fernando Colocho

65 años de integración regional centroamericana

25 Ago 2016
Elecciones internas en ARENA
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Elecciones internas en ARENA

18 Ago 2016
¿Quién debe liderar ARENA?
Política | Por: Kevin Sánchez

¿Quién debe liderar ARENA?