Política

29 Jul 2015
Política | Por: Carlos Gutiérrez Argüello

Despierte, salvadoreño

El ciudadano, al igual que las empresas, no puede seguir negando su participación política, pues al negar esta implicación, se niegan a ellos mismos.

Aristóteles decía que el ser humano posee la capacidad innata de ser político. Esto proviene debido a que las ciudades estado que conformaban la antigua Grecia eran denominadas con la palabra “Polis”. Por lo tanto, la palabra política no puede enfrascarse en aspectos partidarios. Es de ampliar su definición a toda decisión del ser humano dentro y a favor de la sociedad.

El ciudadano, al igual que las empresas, no puede seguir negando su participación política, pues al negar esta implicación, se niegan a ellos mismos. Es correcto decir que uno puede ser apartidario, pero apolítco – eso nunca –,  sería ir en contra del básico actuar social.

Es increíble hablar con personas que niegan contundentemente el valor político dentro de la sociedad salvadoreña. Mucho tiene que ver porque asocian directamente la palabra “política” a un partido, cuando realmente el actuar político abarca mucho más, como la participación ciudadana, aspectos internacionales, asuntos de gobierno local o central, agencias de cooperación, entre otros.

Desde el momento que una persona natural o jurídica se forma, inicia su proceso dentro de la arena política, siendo influenciado en una forma directa o indirecta. En simple cuestiones lo podemos ver reflejado: el pago de impuestos al Estado, con el propósito de brindar un servicio de salud, que en realidad no es gratuito. Usted, salvadoreño, lo paga con sus impuestos.

Dentro la misma perspectiva, se encuentra el camión de la basura, los “cráteres” que encontramos en la calle, la seguridad que debería ser brindada por el Estado y todo el resto de aspectos que de igual forma pagamos. Me lleva a la pregunta: ¿por qué no protestamos? ¿Por qué no hacemos valer nuestros derechos? ¿Por qué no brindamos soluciones, donde se muestre una cooperación? ¿Qué pasó con el salvadoreño involucrado con su comunidad? ¿Acaso se habrá perdido?

Es increíble ver a muchas personas desalentadas y que han perdido ese espíritu de cooperación para hacer valer. Si por el propio hecho de ser ciudadanos de la grandiosa República de El Salvador, uno debería sentirse orgulloso y exigir un cumplimiento al Estado, porque me parece ridículo que menos del 1 por ciento de la población ponga de rodillas al 99 por ciento restante, deseoso  de vivir en paz y ganarse la vida de una forma honesta. Especialmente cuando vemos panaderos asesinados que desean hacer un trabajo honesto, repartiendo el pan todas las mañanas y nos encontramos que la razón de que un ser humano haya perdido la vida, es por una simple bicicleta.

Otro pequeño ejemplo es cuando vemos un bache en la carretera y nos es mucho más fácil esquivar el hoyo que llamar a la alcaldía, con el propósito de averiguar si la calle pertenece al MOP o al propio gobierno local, para hacer valer el derecho ciudadano. ¿Quién hace la llamada? La realizada al que de verdad le importa.

En un hecho que en El Salvador, muchos viven dentro de un clima de apatía, liderada por el desconocimiento, falta de transparencia, promesas no cumplidas o una rotunda holgazanería, por no escribir otra palabra. Engendradas por la división existente y falta de comunicación entre los representantes y los representados.

Si queremos mejorar el país, iniciemos con un cambio de actitud, buscando soluciones, haciendo un trabajo colaborativo y haciéndonos valer, para trasladar este compromiso a nuestra casa, familia y amigos. Recuerde, todo servidor público (diputados, alcaldes, ministros, presidente, etc.), tiene la labor de trabajar a favor del ciudadano. Usted es el jefe o jefa de ellos, no lo contrario; por eso mismo, el ciudadano es y será siempre lo más importante para el Estado.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN