Política

19 Abr 2016
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Desarrollo? Sí, pero sostenible.

Ciertas lógicas económicas y prácticas individualistas de los líderes políticos y sociales, nos han llevado al camino de la destrucción del planeta. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, plantean una alternativa viable para salir de ese hoyo. ¿Cuándo empezaremos a pensar en desarrollo?

El 21 de octubre de 2015, la mayoría por no decir todos los países, firmaron objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad de las personas. Esta nueva agenda para el desarrollo tiene 17 objetivos y más de 160 metas que deben cumplirse en los próximos 15 años, y son Los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).

Lo primero es reafirmar que lo que nos ha llevado a “nuestro mundo actual”, ha sido el despilfarro de los recursos naturales, políticas públicas que no producen desarrollo a las personas, mala administración pública y el aprovechamiento del aparato estatal para beneficio de unos pocos. Agendas del Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, así como recetas económicas que otros países han adoptado, han servido poco en el desarrollo de los territorios, pues estas son muy economicistas y tan poco humanas que hacen que los efectos de aplicarlas sea alejado del mundo real y los efectos -quizás- positivos se queden en manos de unos pocos.

El mundo actual tiene muchos retos y desigualdades que superar: género, empleo, salud, conflictos sociales, cambio climático, etc. Esto es el resultado de una lógica individual por controlar los medios de producción: economía y política; en este sentido, “la nueva agenda” que los países han firmado, viene a ser esa luz para erradicar los problemas de raíz y no a ras como se pretendía anteriormente. Poner fin al hambre, poner fin a la pobreza, alcanzar todos los niveles educativos, una cobertura total en salud, etc. Son algunos de los retos y los países deben buscar la forma de cómo llevarlos al territorio.

Dado esto, la pregunta es: ¿cómo llevarlos al territorio? Más que pregunta es el reto de los países. Las políticas públicas que vayan en el marco de los Objetivos del Desarrollo Sostenible, deben ser tan participativas como para no romper el mundo de la vida en cada sociedad, porque de ser lo contrario, sería imposición y estas no funcionarán, y si no revisemos la historia otra vez donde con anterioridad nos impusieron modelos para el desarrollo.

Algo que debe ser fundamental en esta “nueva agenda”, es que para poder cumplirla debe enfocarse los esfuerzos desde abajo hacia arriba y no lo contrario y ni tampoco empezar por el centro; Porque los que están abajo, son todas esas personas a los que el crecimiento desigual los ha subsumido aún más en la pobreza. De igual manera, si seguimos permitiendo que la esfera económica domine el aparato estatal, esta agenda no podrá llevarse a cabo.

Como reflexión, ningún país debería de estar esperando el tan ansiado financiamiento externo para pensar en desarrollo. Si bien es cierto, países en vías de desarrollo, y más profundo en el caso de El Salvador, hay muchas cosas que resolver y los políticos no pueden ponerse de acuerdo. Por ejemplo: reformar la base tributaria, reformar el sistema de pensiones y buscarle una solución integral al tema de la violencia, deberían ser cosas que hace más de 5 años debimos haberlos resuelto si no es que antes. Tenemos gravísimos problemas para dialogar entre las partes políticas y la ejecución de proyectos, abonado a esto existe desconfianza hasta en el aparato estatal dado los casos de corrupción que se han ventilado en los últimos meses.

Para lograr el desarrollo, es necesario que las personas líderes en los territorios puedan modificar o intentar salirse primero de la lógica actual, y así sumergirse en ideas más éticas y comprometidas con el mundo de la vida. Los ODS son una opción.

20 Nov 2017
El costo político de la corrupción
Política | Por: Fernando Colocho

El costo político de la corrupción

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política