Política

6 Jun 2014
Política | Por: Mauricio González

Dejemos el revanchismo

El nuevo siglo nos plantea retos que solo pueden conseguirse a través de una simbiosis entre derechos humanos, libre mercado y control estatal.

Defender puntos de vista enmarcados en la Guerra Fría, la lucha del bien contra el mal, quien respeta los derechos humanos y quien no, son elementos subjetivos que únicamente podrán analizarse a través de la historia y no del revanchismo que existe dentro de nuestra sociedad. 

La vida humana es efímera. Solo en casos excepcionales llega a ser mayor de 100 años. En tan corto período de tiempo durante el que vivimos es difícil poder observar de forma eficaz y objetiva diferentes elementos económicos, históricos, sociales y políticos que le van dando forma a una realidad general.

Los medios de comunicación distorsionan su información con base en su “agenda settings”, que se define día con día sobre los principios rectores de la junta directiva que controla el medio y de los intereses que estos tienen. Es irreal poder tener razón en todos los aspectos de la vida nacional; siempre existen matices que llevan a la realidad por caminos sinuosos.

Los salvadoreños nos empecinamos en tener la verdad absoluta en todos los temas. Un ejemplo es el caso de Mauricio Funes. Muchos hablan y opinan sobre su administración, unos destacan sus aspectos positivos, otros los negativos, pero lo cierto es que es una combinación de ambos. Es inútil tratar de encasillar su administración como buena o mala. También existen los matices.

Lo mismo sucede con Fusades. Para algunos es un tanque de pensamiento que únicamente defiende los intereses del sector empresarial y minimiza los logros de este gobierno. Al contrario cuando Arena se encontraba en el poder: maximizaba los logros del gobierno y encubría sus fracasos. Sin embargo, siempre existen diferentes perspectivas para ver la realidad. En su último informe económico, miembros de la Fundación hacían ver que durante la administración Funes había generado más empleos que en el pasado.  

El salvadoreño de a pie debe tener una visión más amplia sobre su realidad. Denunciar lo negativo y premiar lo positivo. Ningún presidente ni administración son perfectos. Como humanos son proclives a los errores; se debe despojar al ciudadano de elementos de juicio irracionales que en buena medida son generados desde los medios de comunicación.

Las trifulcas, revanchismo, ideología anacrónica, sentido de pertenencia, actividades rituales que promueven los partidos políticos a través de los medios de comunicación, encajan muy bien con el totalitarismo del siglo XX, fascismo, nazismo. Es imprescindible que los ciudadanos salvadoreños tomen consciencia de que la realidad se encuentra segmentada en una amplia escaleta de colores. Además, deben conocer que los partidos son instituciones jerárquicas que solo responden a sus intereses económicos y políticos en detrimento del interés social.

Las revanchas porque alguien pertenece a uno u otro partido no debería ser un punto de inflexión; más bien, debería ser un punto de reflexión para construir un El Salvador de cara al siglo XXI, con todos los retos que esto representa. 

 

  • cristina

    Muy bien dicho. Ese debería ser el pensamiento de muchos jóvenes, incluso de quienes escriben en este medio. No más revanchismo ni partidismo.

  • Fernando José Roca

    Buen artículo, el cual debemos poner práctica diaria.-

20 Nov 2017
El costo político de la corrupción
Política | Por: Fernando Colocho

El costo político de la corrupción

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política