Política

3 Dic 2013
Política | Por: Gerardo Torres

Decir una cosa; hacer otra

La falta de coherencia está muy extendida en la clase política. Les contaré una historia que ha sucedido en España, donde tres supuestos “defensores de los pobres” han traicionado a las personas que juraron defender. Hablar es fácil; actuar es más difícil.

La Unión General de los Trabajadores (UGT) es una histórica organización sindical obrera española. Nació en 1888 y comparte origen histórico con el Partido Socialista Español (PSOE). Es el segundo sindicato más representativo de España, por detrás de Comisiones Obreras.

En la actualidad, la situación de los trabajadores españoles no es exactamente buena. Hay casi cinco millones de personas desempleadas. Hay familias que no pueden pagar su hipoteca y están pasando hambre.

Ante un panorama tan drástico, se esperaría que los sindicatos dieran ejemplo de austeridad. Sin embargo, no lo han hecho.

Tres dirigentes de la Unión General de Trabajadores han gastado una media de 100.000 euros anuales en “gastos de representación-comidas”. ¿Qué significa esto? Simple, han cargado a las cuentas del sindicato (que se financia en parte con dinero público) todas sus comidas en algunos de los restaurantes más lujosos del país.

¿Les parece que este tipo de acciones son coherentes con la situación que vive el trabajador español? No. Es ilógico que estos dirigentes les pidan sacrificio a los trabajadores para superar la crisis, mientras ellos gastan 800 euros en una comida.

Es triste que los representantes de los trabajadores caigan en los vicios que tanto criticaban. Se ha demostrado que son insensibles ante la situación que vive gran parte de los afiliados al sindicatos. Los supuestos “defensores de los más desfavorecidos” han perdido la credibilidad y han despilfarrado dinero que podría contribuir a mantener a personas que el sindicato ha tenido que despedir por falta de fondos.

¿Pasa lo mismo en El Salvador? Me imagino que sí, pero no lo puedo probar. El día en que el acceso a la información pública se consolide, será más fácil detectar el despilfarro.

Actualmente, al entrar al Portal de Transparencia Fiscal, solo podemos comprobar que, por poner un ejemplo, a la Presidencia de la República se le asignaron 157.59 millones de dólares en el 2013, de los cuales ha devengado 121.24 millones de dólares. No está del todo claro en qué gasta el dinero. Podemos comprobar que, del total devengado, ha gastado 73.70 millones de dólares en la adquisición de bienes y servicios, pero no sabemos en qué bienes y servicios.

Es evidente que en El Salvador los políticos no están acostumbrados a dar cuenta de en qué gastan el dinero. Algunos se burlan de la transparencia e insultan a los ciudadanos con su afán de esconder sus cuentas.

Es lamentable que el presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, no haya revelado la lista de sus asesores. Ha ignorado las sanciones y multas del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP).

El presidente de la Asamblea Legislativa debería dar ejemplo y sentar un precedente sobre qué significa ser un político transparente. Durante la campaña, todos prometen transparencia y lucha a la corrupción; durante la legislatura, se convierten en los políticos que juraron combatir.

Ha quedado demostrado que la transparencia es una tarea pendiente en El Salvador. No sería raro que supiéramos de casos parecidos a los dirigentes de UGT. Es decir, personas que se denominan defensores de los pobres, pero al estar fuera de la cobertura mediática se les olvida.

El IAIP es irrespetado y sus peticiones caen en saco roto. Por último, le quisiera pedir al presidente de la honorable Asamblea Legislativa, un fuerte crítico de la corrupción de los gobierno de ARENA, que dé el ejemplo y demuestre que en El Salvador pueden haber políticos transparentes. El país se lo agradecería.

 

  • ClaudiaRo

    interesantes preocupaciones del autor, y qué del ex-presidente Francisco Flores? caso cel-enel? la actual alcaldesa con salario devengado sin trabajar? el ex ministro de obras públicas?, puntos en común ARENA & corrupción.

  • Valeria Vázquez Guevara

    Podría hacer dos cosas con este artículo de opinión: dejarlo pasar (como tantos otros) o bien, comentarlo. He optado por lo segundo, porque al igual que tu y otros tantos salvadoreños, espero ver un país 100% democrático. Si bien creo que tu exigencia a la clase política es legítima y valiente, creo también que este artículo carece de rigor periodístico y deja clara la falta de
    investigación y análisis que todo artículo de opinión debe tener.
    El periodismo es el cuarto poder, y por el respeto que le
    tengo a la profesión, tengo que decir que este es un artículo irresponsable porque ofrece a los jóvenes salvadoreños información polarizada y claramente
    interesada.

    Si realmente amas a tu país y su gente, debes ser capaz de ofrecer información veraz. Así la falta de coherencia dejaría de estar tan extendida como reclamas.

    1) Ni PSOE ni Comisiones Obreras, están siendo investigados o imputados por un juez en el caso de la corrupción en UGT-Andalucía. Hay que ser responsable cuando se acusa desde un medio de comunicación que “tres supuestos defensores de los pobres han traicionado” (línea 3 del artículo). Ten en cuenta que con la afirmación que haces Gerardo, estás diciendo que el segundo partido más votado en España (PSOE) es parte de un caso de corrupción en el que no está implicado. ¿Sabes que en España existe el delito por injurias y calumnias, no?

    2) La corrupción alcanza cualquier ideología
    política. No fomentemos la polarización diciendo que sólo organizaciones tradicionalmente cercanas a la izquierda son corruptos. El partido del Gobierno español, Partido Popular (PP), sí está siendo investigado por financiación
    ilegal (Caso Bárcenas), el PSOE tiene un frente abierto al sur de España (Caso de los EREs andaluces) y la familia real española también se ha visto perjudicada por blanqueo de capitales de nada menos que 8 millones de euros (Caso Nóos o Urdangarín). Y así podría seguir.

    3) Ninguna de las tres organizaciones que mencionas (UGT, CCOO y PSOE) se autodenominan “defensores de los pobres”. Los dos primeros son organizaciones que defienden los derechos de los trabajadores que no es lo mismo que ser “pobre”. Tu y yo, al igual que un alto ejecutivo también somos trabajadores ¿no?

    4) Las ideologías políticas deben ser situadas en el contexto de cada país o región. Según su historia. Ni el
    socialismo latinoamericano es igual al socialismo europeo, ni la derecha salvadoreña o latinoamericana es igual a la centro-derecha o derecha europea. Levemente dejar caer tal comparación, es de nuevo, falta de análisis. Si realmente conocieses las políticas en materia social que llevó a cabo el PSOE en España, creo que habrías escrito un artículo coherente.

    Sin darte cuenta (espero), caes en la parcialidad y el subjetivismo. Sabes tan bien como yo y cualquier otro mortal que, algunas de las reglas de oro del periodismo son imparcialidad, objetividad y rigor en la información.

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?