Política

29 Sep 2014
Política | Por: Ernesto Hernández Otero

De epidemias y otros males

Quizá con una mejor política social, epidemias como las actuales (la chikungunya) podrán ser controladas eficientemente.

Fiebre alta, dolor en las articulaciones, eritema generalizado, cefalea, son unos de los síntomas de la chikungunya, una enfermedad viral transmitida por los zancudos, que se supone hace seis meses llegó al país  y la cual, según las autoridades del Ministerio de Salud, ha afectado a unas 30 mil personas  en el país.

Hasta hace tres días, eso era todo lo que sabía de dicha enfermedad. Pero ahora es el turno de contar mi versión de los hechos. La primera parte de este calvario fue silenciosa, soportando durante toda la semana una somnolencia y fatiga aguda, que a pesar de las incontables tazas de café que tomara se me hacía muy difícil mantenerme despierto. Fue hasta antenoche que comprendí el verdadero alcance y efecto de este padecimiento que tiene origen al otro lado del mundo.

Todo comenzó con un ligero dolor en el tobillo, que a las pocas horas se convirtió en la imposibilidad de mover las muñecas, los dedos, la cadera y los hombros. De tal manera que postrado en cama, los demás síntomas comenzaron a manifestarse simultáneamente: temperatura a 40 grados, la migraña, el mareo y las manchas en la piel. Resumamos este virus en la traducción literal de su nombre en makonde al español: hombre retorcido de dolor.

Considero relevante relatar mi malestar personal y que a este momento me tiene en cama, para hacer pública una crítica abierta a las autoridades de salud de nuestro país. Considero inaceptable la falta de acción que han manifestado para tratar la epidemia de la chikungunya, y mucho menos tolero la posición irresponsable de proponer enviar un batallón médico a África para luchar contra el ébola.

En primer lugar, dudo en las cifras manejadas en cuanto a los afectados por este virus, ya que incluso a la pequeña escala de las personas de mi familia, de mis amigos y de mis colegas en el trabajo, somos casi un 50 por ciento de infectados, por lo que no parecería probable que una extrapolación de esos números a escala nacional corresponda a los 29 mil 704 casos que registra el MINSAL.  En el caso de ser cifras alteradas, significaría una violación absoluta a nuestro derecho de saber las situaciones nacionales oportunamente.

Además de esto, las medidas públicas para prevención, erradicación y atención de esta epidemia han sido absolutamente deficientes. Por lo que considero oportuno invitar a todas las alcaldías del país, que en independencia del MINSAL, hagan sus propias campañas para impedir que esta enfermedad siga alcanzando a población en vulnerabilidad.

En segundo lugar, esta deficiencia en el sistema de salud pública hace ver, incluso, con menos lógica que las autoridades del gobierno insistan en la necia misión de enviar un equipo de doctores kamikazes a luchar contra el ébola, cuando ni siquiera otros países con mayor capacidad médica lo han hecho por honor a la prudencia. No creo que el país esté listo para recibir personas posiblemente contagiadas con esa enfermedad; pues ni las condiciones de cuarentena son las indicadas, ni contamos con la tecnología suficiente para aislar enfermedades y mucho menos tenemos el dinero necesario para financiar campañas como esta, cuando actualmente en nuestro país, muchos estamos sufriendo con otras enfermedades mal controladas por nuestros gobernantes.

A todos los ciudadanos nos conviene, por ahora, mostrar mucha prudencia y cuidarnos entre nosotros mismos para ya no permitir que sigamos contagiándonos de enfermedades extranjeras de las que no tenemos la capacidad para atender en nuestro país. También es urgente que exijamos sentido común para nuestros gobernantes, para que no hagan cosas con fines electorales que en poco tiempo terminen como esta espantosa epidemia. Quizá con una mejor política social, epidemias como las actuales podrán ser controladas eficientemente

  • lucas garcia

    disculpa que te lo diga de esta forma pero eres un ignorante en cuanto ha esta enfermedad, esto no tiene nada que ver con una política social, la labor del gobierno en cuanto a la enfermedad es educar y apalear la enfermedad y lo están haciendo, cuando refieres que son el 50 por ciento de infectados mas que responsabilizar al gobierno, hay que ver la forma en que vives, y el cuidado que tienes para erradicar todos esos focos de agua estancada, mas que echar culpa, ponte con tus vecinos y compañeros a limpiar y destruir criaderos de zancudos, no esperes que te lo lleguen hacer

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?