Política

4 Abr 2014
Política | Por: Mauricio González

Crimea es solo una pieza

“La política exterior es un juego de ajedrez, el caballo se come al peón y solo en circunstancias planificadas el peón al caballo”.

Si buscamos comprender la serie de conflictos bélicos que ocurren en la actualidad debemos plantearnos el escenario mundial como un tablero de ajedrez. La pieza más fuerte o mejor posicionada llevará inexorablemente la ventaja; quien ejecute jaque mate controlará todos los recursos naturales a escala planetaria.      

La partida viene jugándose desde hace cientos de años. Sin embargo, fue hace un siglo que empezó –estallido de la I Guerra Mundial en 1914- el juego a escala planetaria. Las potencias económicas se dieron cuenta de que para controlar los medios de producción era necesario controlar los recursos naturales, entre ellos los metales preciosos y no preciosos, tierras raras, agua, petróleo y una serie de materias primas que obtenidas a bajo o ningún costo desde el tercer mundo podrían alimentar su poderosa industria y a la vez regresarle el exceso de producción al mundo subdesarrollado a través de productos de consumo masivo.

 

Medio Oriente

Durante el presente Siglo XXI, Estados Unidos junto a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han hecho los primeros movimientos: control de Afganistán, Iraq y Libia. Partición de Sudán en dos repúblicas, apoyo al derrocamiento de gobiernos legítimos a través del apoyo de mercenarios como está sucediendo en  Siria y sucedió en Libia.

Todos estos movimientos no tienen más que un solo objetivo: aislar a Irán, país persa con uno de los mayores yacimientos de crudo en el planeta y que controla la yugular del petróleo en Medio Oriente, llamado así al Estrecho de Ormuz. Teherán se encuentra rodeado por países que cuentan con bases militares de Estados Unidos y la OTAN, Afganistán, Iraq, Turquía, Arabia Saudita, Yemen, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait e Israel que bien podría representar a la Reina.

Si Irán es atacado –por eso la importancia de que el conflicto no se extienda desde la frontera siria- representaría la entrada de Rusia de forma directa en la guerra. Recordemos que Rusia y China le han suministrado importante material bélico a Siria, jugando la partida de forma indirecta.

 

Europa oriental

El despliegue del escudo antimisiles en Polonia por parte de Estados Unidos, después de intensas negociaciones, no hizo más que invocar los fantasmas de la Guerra Fría. La respuesta de Rusia no fue otra que colocar misiles Iskander en su frontera con Polonia. La OTAN también ha instalado misiles en Rumania que apuntan hacia Moscú. La apuesta de la OTAN no es otra que, como en el caso Irán, aislar a Rusia para restarle zonas de influencia. En este contexto, la crisis y posterior golpe de estado en Ucrania debe entenderse como la pérdida de influencia rusa, que antes de los eventos contaba con gran poder de acción, prueba de ello en 2013 el gobierno ucraniano rechazó de forma legítima su incorporación al Euro, acción que hubiera significado la pérdida de influencia occidental y un muro divisorio entre Europa y Rusia. Una eventual confrontación militar con Rusia, que a su vez arrastre a China, puede concebirse como un plan a largo plazo, con movimientos pequeños pero certeros. Si Rusia no hubiera anexionado Crimea significaría no solo su pérdida de influencia en la zona y un muro que los separe con Europa, sino, dejar anclada su Flota Marítima del Mar Negro.

 

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?