Política

29 Ago 2014
Política | Por: Mauricio González

Ciro, jubilate de la política (#CiroJubilate)

Se viene de nuevo el elemento Cruz Zepeda a la Asamblea Legislativa, corroyendo la institucionalidad y entorpeciendo la democracia.

Ciro Cruz Zepeda es parte de la camada legislativa que debería jubilarse de la política para atender sus asuntos personales, dedicarle tiempo a su familia y tener una vejez libre de preocupaciones. Para bien o para mal, Zepeda ya dio el kilometraje durante el siglo pasado.

Este folclórico personaje nació en Jutiapa, departamento de Cabañas, el 3 de mayo de 1945, y ha sido uno de los dirigentes del Partido de Conciliación Nacional (PCN), institución política precursora de la guerra civil y de violaciones a los derechos humanos de estudiantes, padres, madres y la sociedad en general durante las décadas de los 60, 70 y 80.

El elemento Zepeda junto a “Chico Merino” forma un dúo dinámico capaz de protagonizar los hechos más bochornosos de la política nacional y que no abonan para el desarrollo intelectual, institucional y ético del país. Durante diciembre de 2011, Zepeda fue captado por las cámaras de la Asamblea Legislativa en actitud incoherente como si hubiese ingerido alcohol. Luego algunos diputados los defendieron diciendo que estaba medicado.

 

Este personaje ha encontrado un nicho en las personas pobres de Cabañas, quienes en ocasiones anteriores le han brindado su voto a cambio de pequeños artículos de subsistencia. Sin ampararme en ningún estudio estadístico, estoy seguro de que el grueso de la población salvadoreña desaprueba su gestión, tildándola de corrupta mientras fue presidente de la Asamblea Legislativa durante el 2009-2011; también fue Presidente de la Corte de Cuentas durante 1986-1989.

De acuerdo con la Revista Providad cuando Cruz Zepeda era presidente de la Corte de Cuentas, la USAID “inició la promoción de reformas en la administración financiera, auditoría y control de la CCR. Otorgándole a esa institución financiamiento y asistencia técnica para impulsar su modernización. Los recursos asignados fueron manejados cuestionablemente y poco tiempo después de iniciado el programa de cooperación, la ayuda fue suspendida y se abortó el primer intento de modernización del control gubernamental en El Salvador. En esos días florecía la corrupción del gobierno demócrata cristiano. Cruz Zepeda era cuestionado fuertemente por el partido Arena, que era de oposición en ese entonces” dice el informe.

Ciro Cruz Zepeda, al no ser reelecto como diputado en 2012, a través de su partido, buscó un puesto en el Parlamento Centroamericano (Parlacen) y lo encontró. Es decir, a pesar de que los ciudadanos salvadoreños no pidieron su representación en la política nacional, él logró burlar los mecanismos democráticos para representarnos en Centroamérica.

Este personaje es nocivo para la democracia e institucionalidad de El Salvador. A través de sus tretas, compadrazgo y  aritmética legislativa ha logrado beneficiarse a sí mismo y a sus secuaces. Si como jóvenes buscamos el relevo generacional debemos decirle “no” a estos personajes, para que no continúen replicando sus doctrinas arraigadas en otra época, en otro contexto que dista de las visiones actuales.

 

  • EL PLATEADO

    que lindo comentario , bueno y trat@remos
    de hacerlo trizas si es que lo dejan y ya no
    gana. sino es capas de querer ser sustito de
    don frido de nuevo.

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata

14 Oct 2016
65 años de integración regional centroamericana
Política | Por: Fernando Colocho

65 años de integración regional centroamericana

25 Ago 2016
Elecciones internas en ARENA
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Elecciones internas en ARENA

18 Ago 2016
¿Quién debe liderar ARENA?
Política | Por: Kevin Sánchez

¿Quién debe liderar ARENA?