Política

24 Dic 2015
Política | Por: Eduardo Moz

Carta al niño Dios

Querido niño Jesús:

Sé que la tradición es escribirte con mi puño y letra y dejar la carta sobre el árbol, pero tienes que entender que la sociedad a través de los tiempos ha tenido sus avances tecnológicos, es por ello que te la haré llegar de manera digital. Te escribe un salvadoreño más. Un salvadoreño que está cansado de los problemas que aqueja nuestra sociedad, de los conflictos entre poderes, de la delincuencia, de la corrupción política que afecta día a día al país.

Recuerdo que cuando era niño esperaba con ansias estas épocas, la alegría me invadía y predominaba en mí,  me causaba tanta felicidad no solo por el hecho que se celebraba tu nacimiento el cual me inculcaron desde muy chico, sino porque en esta época se volvía costumbre que se reuniera la familia entera.

En vísperas de la conmemoración de tu nacimiento no te pediré obsequios costosos, ni poderes mágicos, ni sueños imposibles, no te preocupes. Para esta navidad te pido por las miles de personas que hemos vivido con angustia y dolor la irreparable pérdida que han cometido los grupos criminales, quitando de nuestro lado seres maravillosos y que aún no terminamos de explicarnos un porqué de la situación.

Niño Dios te pido que des fortaleza y una esperanza de vida a las familias salvadoreñas, porque bien dicen que las esperanzas es lo último que se pierde, pero si ya hemos vivido de todo, las esperanzas las estamos perdiendo o en el peor de los casos la mayoría de las personas de esperanza es de lo que más carecen.

Casi finaliza el 2015 y a pesar de todo yo creo que aún se puede hacer algo por El Salvador, es por ello que te pido voluntad y más años de vida, porque estoy seguro que tengo mucho que dar por mi país.

Sé que se te hubiera hecho más fácil que hubiese pedido algo material o un regalo más sencillo que lo anterior pero lo fácil nunca es bueno y tampoco te voy a dejar a ti solo todo el cargo porque una sola golondrina no hace verano, tú tienes que dar tu aporte y cada uno de los salvadoreños prometemos poner de nuestra parte para que podamos tener y gozar de un mejor mañana.

Espero que la carta de mi próximo año no sea para hacerte peticiones, sino, para agradecerte que se han cumplido a cabalidad mis deseos, donde refleje un mejor país de lo que está ahora y que en los salvadoreños vuelva a existir la felicidad. Hasta que mi carta cree conciencia en la sociedad, solo hasta entonces estaré satisfecho y podré decir con orgullo que no la escribí en vano.

Sé que tienes muchos correos pendientes y te agradezco por tomarte el tiempo para leer mi carta.

Gracias por todo niño Dios. Cuida a mi madre allá en el cielo y salúdamela.

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN