Política

18 Dic 2015
Política | Por: Joshua Alfaro

¿Cambiamos para mejorar o empeorar?

Hay mucha verdad en el pasaje del Eclesiástico que reza: ¨Todo pueblo tiene el gobierno que se merece. Cuando el rey es ignorante, el pueblo acaba en la ruina; cuando el rey es sabio, el pueblo prospera¨.

En cualquier organización humana, desde las más básicas como un grupo de amigos hasta las más complejas como las instituciones de gobierno, existe una persona o pequeño grupo de personas que se encarga de tomar las decisiones importantes y decisivas que en última instancia afectan a todo el colectivo. En nuestra moderna sociedad, la forma más efectiva que conocemos para elegir a estos representantes del interés público se llama democracia.

Hay mucha verdad y sabiduría en el pasaje del Eclesiástico que reza: ¨ Todo pueblo tiene el gobierno que se merece. Cuando el rey es ignorante, el pueblo acaba en la ruina; cuando el rey es sabio, el pueblo prospera¨. Y para nuestro país la prosperidad debe medirse en hospitales con equipo y medicinas, escuelas con calidad educativa, seguridad al caminar por las calles y renta per cápita que refleje una auténtica calidad de vida para la población.

Lo anterior únicamente se logra primero educando con calidad desde la niñez para que todo ciudadano adquiera las capacidades necesarias que demanda el mundo laboral y segundo atrayendo inversión privada en los sectores productivos que propicien la creación de más y mejores empleos para la ciudadanía. Sin embargo, todos los días vemos la polarización, corrupción y demagogia de la clase política que no nos permite progresar.

En los últimos años hemos visto un aumento de impuestos sin precedentes en El Salvador, es difícil generar más y mejores empleos cuando se aumentan los impuestos. Esto hace que se pierdan empleos porque las empresas no logran sostenibilidad o en todo caso aumenta el costo de los productos y servicios, esto sumado a un clima de inseguridad social que tanto dolor causa día con día a incontables familias salvadoreñas.

Nuestros problemas ciertamente no son nuevos pero no podemos combatirlos con una mentalidad retrógrada que solo deprime más la economía. En contraste con las políticas fiscales del gobierno de Sánchez Cerén, en Argentina el nuevo gobierno de Mauricio Macri que puso fin a 10 años de kirchnerismo ha anunciado recientemente la eliminación de impuestos a las exportaciones agrícolas y las exportaciones de bienes industriales con el fin de estimular la producción nacional de granos básicos y la exportación industrial. Un anuncio histórico para el agro argentino que se encontraba en crisis, la eliminación de estos impuestos es solo el comienzo de una serie de promesas de campaña del nuevo presidente argentino y que ya está dando matices de cumplir en sus primeros días al frente del Ejecutivo.

Ejemplos como los anteriores son los que El Salvador debe imitar. No podemos progresar con un discurso de odio al empresariado, el gobierno actual se jacta de dar un vaso de leche en las escuelas y aclama el mecanismo como su programa social estrella, pero acaso ¿no sería mejor si cada adulto tuvieran más y mejores empleos para comprar alimentos variados y nutritivos a sus hijos y éstos no tengan necesidad de un vaso de leche en las escuelas? ¿No es más digno y gratificante el hecho de tener un empleo que brinde los ingresos necesarios para alimentar integralmente a los hijos, sin necesidad de dádivas públicas? Lo dejo a la opinión de cada lector.

 

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN