Política

20 Abr 2012
Política | Por: Mauricio González

Armas y política van de la mano

El término “complejo militar-industrial” fue acuñado por el ex presidente estadounidense Dwight Eisenhower (1890-1969) al finalizar la II Guerra Mundial. Antes de dejar su mandato advirtió del peligro que representaba la unión de la industria, la tecnología y los militares.

Estados Unidos después de haber surgido como la nueva potencia mundial replanteó su programa de seguridad nacional tomando en cuenta la nueva “amenaza” socialista de la URSS y su insolente adelanto en la carrera espacial propiciada por el Sputnik.

Así transcurrió el resto del siglo XX. Cada nuevo adelanto tecnológico era mejorado o por lo menos equiparado por el adversario. Si por ejemplo EE.UU desarrollaba el caza F-15 y F-16, la URSS fabricaba su equivalente, en este caso el Sukhoi Su-27 y el Mig 29.

Décadas después la carrera armamentista continúa de forma imperceptible por la ciudadanía y encubierta por las grandes cadenas internacionales de televisión. Países como China, Brasil, India y Chile han aumentado su gasto militar.  En 2011 China lo incrementó 12,7% equivalente a $91 mil 500 millones, solo una fracción del gasto militar estadounidense. Para 2012 el Pentágono prevé invertir más de medio billón de dólares. Tenga en cuenta que un billón equivale a un millón de millones.

Pero aquí no acaba el cuento. Los verdaderos beneficiarios de esta industria son los fabricantes de armas, grandes complejos industriales de capital privado y estatal.  En España se fabricaron las bombas de racimo que supuestamente Gadafi utilizó contra su población. Estados Unidos e Israel han utilizado municiones de uranio empobrecido en la guerra de Irak y en la operación “Plomo fundido”, respectivamente. Este tipo de munición es capaz de perforar blindajes y sus residuos causan cáncer. Su fabricación: estadounidense.

Las armas, la codicia desmesurada y la muerte van de la mano.  Nada menos que el ex presidente israelí Shimon Peres fue acusado de tratar de vender cabezas nucleares al régimen racista de Sudáfrica durante elApartheid en la década de los setenta cuando era ministro de defensa. Israel hace poco instaló un sistema antimisiles llamado “El Domo de Hierro” desarrollado por la empresa armamentista Sistemas de Defensa Avanzados Rafael. Rusia y Estados Unidos poseen sistemas similares.

Todos estos ejemplos solo son una fracción del problema. Gastos astronómicos son hechos por la mayoría de países industrializados en detrimento del gasto social, afectando las pensiones, educación, salud, entre otros.

Ya entrada la segunda década del siglo las viejas potencias y emergentes se encuentran desarrollando armas de “5ta generación”.  Cazas como el F-35 de fabricación estadounidense, o el J-20 chino se encuentran en el mercado para quien pueda costearlos. Cada F-35 ronda los $200 millones.

La carrera armamentista ya no es cosa de dos, países como Pakistán, India, China, Israel, entre otros cuentan con armas nucleares. Nos encontramos en un mundo multipolar donde los países emergentes y viejas potencias han tomado el rol de todopoderosos y señores de la guerra. Uno de los peligros para la humanidad en este siglo radica en la producción y uso de armas bajo el pretexto de libertad y democracia.

El tablero internacional se está configurando de formas misteriosas. Viejas rivalidades y nuevas alianzas enrarecen el futuro. Como ciudadanos debemos estar conscientes que el poder mundial lastimosamente se consigue a través del poder militar – industrial, lo que representa un estancamiento en la evolución de la racionalidad.

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata

14 Oct 2016
65 años de integración regional centroamericana
Política | Por: Fernando Colocho

65 años de integración regional centroamericana

25 Ago 2016
Elecciones internas en ARENA
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Elecciones internas en ARENA

18 Ago 2016
¿Quién debe liderar ARENA?
Política | Por: Kevin Sánchez

¿Quién debe liderar ARENA?