Política

27 Feb 2016
Política | Por: Joshua Alfaro

Alto a la polarización

La polarización es el resultado histórico de una sociedad corrupta, dividida y resquebrajada que no encuentra el camino para hallar consensos y diálogos, donde es más importante hacer prevalecer nuestras ideas contra las ideas de otros viviendo constantemente en una lucha ideológica, cada quien defiende su verdad, la diferencia está en respetarnos y no descalificarnos. Nadie tiene la verdad absoluta.

La polarización que vive El Salvador abarca una problemática que trasciende el aspecto político, la polarización la vivimos en todos los niveles y escenarios de la sociedad salvadoreña; desde la violencia en el hogar donde la pobreza, el abandono y el maltrato que sufren muchos niños queda impune cada día, pasando por las escuelas, donde la intimidación, el irrespeto y el miedo se impregna en la psique de los maestros y alumnos, hasta la violencia en las calles, durante una manifestación donde se bloquean las arterias públicas, se queman llantas y se daña la propiedad privada o en un partido de fútbol donde los aficionados de dos equipos se ultrajan, agreden y golpean por nimiedades tan vacías como el resultado de un encuentro deportivo.

La polarización es el resultado histórico de una sociedad corrupta, dividida y resquebrajada que no encuentra el camino para hallar consensos y diálogos,  donde es más importante hacer prevalecer nuestras ideas contra las ideas de otros viviendo constantemente en una lucha ideológica, cada quien defiende su verdad, la diferencia está en respetarnos y no descalificarnos. Nadie tiene la verdad absoluta y nadie está por encima de la ley, quién quebranta la ley debe pagar por ello, sin importar el poder político o económico que ostente, venga de donde venga, izquierda o derecha, ricos o pobres, la corrupción es inaceptable.

mapita

El Salvador: Una sociedad divida entre izquierda y derecha, resultados de segunda vuelta de elección presidencial 2014.

Fuente: https://www.electoralgeography.com/new/en/wp-content/gallery/el-salvador2014/el-salvador-2014-r2.png

El Salvador no necesita más políticos que promuevan el odio de clases y enerve a las masas con pasiones desenfrenadas de venganza y matonería política, el país no necesita más a hábiles y elocuentes periodistas o mercadólogos que maquillen con eufemismos de justicia social a lo que realmente es revanchismo político y ambición por el poder.

Lo que nuestro país y las nuevas generaciones demandan con clamor son líderes políticos y empresariales que den muestras claras a la sociedad de tolerancia y búsqueda de entendimientos, donde dejen a un lado sus diferencias y encuentren consensos por el bienestar de los salvadoreños, si las altas esferas de la economía y la política viven en una lucha por el poder ¿qué se puede esperar de la comunidad marginal donde se impone la ley del más fuerte y la regla clara parecer ser el clásico, ver, oír y callar generando un círculo de violencia, miedo y odio entre hermanos de una misma tierra?.

Por décadas El Salvador ha sido el escenario de batalla entre liberales y conservadores, entre palestinos y judíos que vinieron al país en el siglo XIX, entre comunistas y republicanos. Por décadas esas mismas diferencias y rencores que nos llevaron al periodo más negro de la historia salvadoreña no se han podido superar.

Para muchos el problema es complejo e insuperable, porque es sistemático y no hay nada que el salvadoreño de a pie pueda hacer, pero la verdad es que sí podemos hacer mucho por construir un mejor país, cuando tenemos la cortesía de ceder a los peatones para cruzar la calle o ceder el paso a otro conductor para cambiar de carril, cuando regalamos una sonrisa a la vendedora en la caja del supermercado, cuando decimos más a menudo ¨buenos días¨, ¨gracias¨ y ¨por favor¨, cuando nos expresamos con respeto y tolerancia en las redes sociales, cuando respetamos lo ajeno, cuando decidimos no apoyar a políticos o empresarios, sean de izquierda o derecha que agitan pasiones de odio y división entre la gente.

Pero sobre todo decimos ¡alto a la polarización! cuando trabajamos por nuestros sueños con valentía y honor a pesar de las dificultades y nos levantamos cada mañana con la esperanza y la determinación de construir un mejor país para nuestros hijos.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN