Política

27 Jun 2014
Política | Por: Roberto Alfaro

A la fuerza ni los zapatos entran

“No puede haber orden cuando hay mucha prisa”. – Séneca

Mi abuela suele decir que a la fuerza ni los zapatos entran. ¡Los abuelitos son tan sabios! “A la fuerza ni los zapatos entran”. ¡Pero esta frase debería ser enmarcada en la casa de cada salvadoreño!

La cultura de El Salvador es igual que una oficina de bomberos. Se ponen a funcionar cuando las cosas se han salido de control. Me atrevo a decir que en nuestro país no existe una cultura de prevención, sino una de reacción inmediata (a veces no) ante los fuegos que van surgiendo. Este comportamiento lo podemos ver desde temprana edad, cuando nos recordamos un domingo por la noche que el lunes tenemos una exposición y necesitamos cartulina para hacer un cartel. ¡Pobre de nuestra mamá!, quien sale corriendo al súper que, con suerte, está abierto.

Poco a poco el niño va creciendo y se convierte en ese adolescente que un día antes de su examen final de Matemática decide estudiar. Sin embargo, acá ya no tiene a una madre que corra a salvarlo, muchos fracasan y otros, con suerte, pasan de grado. El adolescente se convierte en un joven “listo” para ir a la universidad, teniendo otros cinco años que, muy probablemente, se prolonguen porque no entró a muchas clases y relegó materias hasta que, en realidad, sacó un doctorado.

Podría seguir con la historia, pero no es el objetivo de mi columna. ¿Por qué será que el salvadoreño deja todo para última hora? ¿Por qué será que muchos toman decisiones precipitadas? La respuesta a estas interrogantes, creo, recaen en la frase de mi amada abuela: el salvadoreño trata de ponerse los zapatos sin haberse puesto antes calcetines a solo diez minutos de tener la cita más importante de su vida.

Poniéndonos un poco técnicos, con todo lo anterior he querido decir que, generalmente, el salvadoreño toma decisiones sin antes haber hecho un plan. Y esto ronda desde lo personal hasta lo político, económico y social. Desde pagar los recibos de la casa el mismo día de vencimiento en un banco que vomita personas, hasta tratar de concesionar medios de comunicación de manera exprés e, incluso, firmar decretos que van en contra de la institucionalidad del país.

Podría citar muchos hechos que han ocurrido en El Salvador en los últimos años, pero estoy seguro de que la mayoría ya los conoce y están cansados de leer cómo escribimos sobre ellos. Entonces, pasando al siguiente capítulo, ¿qué podemos hacer para solucionar este grave problema? ¡Padecemos de la enfermedad del bombero! (Solo apagamos fuegos).

Es necesario que desde pequeños inculquemos en nuestras familias la cultura de la organización, para que, poco a poco, vayamos creciendo como personas que no toman decisiones solo por cumplir algo. También, es vital que exijamos a nuestros políticos resultados de sus gestiones, castigando a quienes lo merecen y premiando a quienes se lo han ganado. ¡Yo no le daría mi confianza a alguien que vota por más deuda para saldar deuda! Y, definitivamente, dudaría de la cordura y credibilidad de alguien que firma decretos en menos de diez horas y, meses después, se juramenta de manera exprés como diputado de una institución a la que, en años anteriores, llamó cementerio de expresidentes. (Busque en internet el término disonancia cognitiva y aplíquelo a tan famoso personaje).

En el área personal ¡no dejemos todo a última hora! Seamos más organizados para que las cosas empiecen a caminar mejor. Es posible tener a un El Salvador competitivo a nivel regional. Sin embargo, primero es necesario ordenar la casa porque, definitivamente, a la fuerza ni los zapatos entran.

 

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata

14 Oct 2016
65 años de integración regional centroamericana
Política | Por: Fernando Colocho

65 años de integración regional centroamericana

25 Ago 2016
Elecciones internas en ARENA
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Elecciones internas en ARENA

18 Ago 2016
¿Quién debe liderar ARENA?
Política | Por: Kevin Sánchez

¿Quién debe liderar ARENA?