Oportunidades

3 Ene 2019
Oportunidades | Por: Redacción

Tres jóvenes salvadoreños prodigios en robótica nos representaron en Tailandia

MEDIOLLENO entrevistó a tres jóvenes que representaron a El Salvador en una competencia de robótica en Tailandia. Conocé cómo fue su experiencia, cuáles son los logros que han obtenido en el ámbito tecnológico y sus proyectos a futuro.

El año pasado, en representación del país, una delegación de tres jóvenes salvadoreños viajaron a Chiang Mai, Tailandia, para participar en la Olimpiada Mundial de Robótica (WRO).

Karen Hernández, Alejandro Peña y Kevin Recinos pertenecen a un club de robótica desde 2014 en el Complejo Educativo Jutta Steiner de Toruño, de la Ciudad Arce en La Libertad, y han demostrado su compromiso para seguir mejorando sus habilidades tecnológicas.

Estos jóvenes participaron en Tailandia junto a alrededor de 22 mil participantes de 60 países alrededor del mundo en la categoría Senior.

Esta experiencia fue gracias al apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Fundación Empresarial para el Desarrollo (FEPADE) y Glasswing International.

MEDIOLLENO los entrevistó en exclusiva y esto fue lo que nos contaron de su experiencia a nivel internacional como jóvenes promesas de la tecnología en El Salvador.

Karen comenta que esta experiencia fue muy satisfactoria, ya que además de convivir con otras personas y aprender una nueva cultura, junto a sus compañeros, representó a El Salvador con un robot que buscaba evitar el desperdicio de comida.

La temática era Food Matters, era diseñar un robot con logística de alimentos. Se debía realizar un robot con un concepto de vida real en entorno de comida”, explicó Karen. Así mismo, Alejando dijo que para diseñar el robot tuvieron que buscar diferentes modelos, adaptarlo a su gusto y armarlo como un equipo.

“Nos costó bastante porque sin instrucciones y solo nos guiábamos viendo los videos para ver más o menos donde iban ubicadas las piezas, y así fue que lo empezamos a armar hasta que nos salió”, detalló Alejandro.

Es complicado, indicó Kevin, pues al momento de programar al robot se le especifica un comando, pues es a través de él que se le brinda una orden “es como si tuviera sentimientos”. “Al descargar la programación la tiene que hacer, pero ahí se tiene que ir ajustando para ver si se cumple, o no”, agregó Karen.

El programa de robótica se encuentra en esta institución desde hace cinco años, y gracias al patrocinio de FEPADE, los jóvenes han podido tener acceso a software más avanzado. “Es desafiante para ellos porque se les dice que tiene que hacer algo, y ellos lo programan, y uno revisa la programación y los comandos están para que haga eso, pero ya en la vida real ya hace otra cosa”, aseguró su profesora Lisset Ayala.

“Yo siento que nos despierta bastante la creatividad y nos sirve para el razonamiento, y solución de problemas, como bien lo saben ahora todo tiene solución a base de la tecnología”¸ dijo Karen.

En estos cinco años, los jóvenes del programa han participado en cinco competencias, tanto a nivel nacional como internacional; algunas de ellas organizadas por el gobierno en colaboración con la empresa privada. Actualmente, son 10 los jóvenes que conforman este club de robótica en este centro escolar.

Karen, Kevin y Alejandro planean seguir estudiando en la universidad; el sueño de Karen es ser diseñadora gráfica, Alejandro busca una ingeniería en sistemas y Kevin, estudiar mecatrónica.

“Los motivo a que prueben cosas nuevas, que se animen, si uno no se arriesga, nunca gana”, aconsejó Karen; mientras que, Kevin asegura que es bonito decirle a una máquina qué hacer “nos facilita el trabajo y a veces el tiempo”. Alejandro, por su parte, aconsejó a los demás jóvenes que no se deben rendir, que intenten e intenten “hasta lograr el éxito”.

“Lo que les digo yo a ellos es que para mí no existe el “no puedo”, nunca me digan no puedo, porque ya saben que mientras más me digan que no puedo, más les exijo”, dijo la profesora Ayala.

Otros proyectos y competencias

“El primer año se participó con un robot que reciclaba; al siguiente, el proyecto era sobre calentamiento global; el tercero fue de inundaciones y finalmente vino el del muro. El año pasado, el de la feria”, comentó la profesora.

“El del año (ante) pasado, que emitieron una alerta, cuando tuvimos el derrumbe de Los Chorros, dijeron ellos hagamos un muro automático que se active para cuando haya un temblor”, agregó Ayala. Con este proyecto, que además, permitía que dos plumas detuvieran el tráfico para que no hubiera heridos, ganaron el cuarto lugar a nivel departamental.

Ya en 2018, el club de jóvenes participó en otra competencia con una feria educativa, donde a través de locales educativos los salvadoreños pueden divertirse y al mismo tiempo, aprender. “Y al participar (en cada local de la feria) en eso ganaba tickets que los podía cambiar en los juegos mecánicos que habían; entonces, a la vez aprendían y se divertían”, detalló Karen.

Dicha feria fue presentada en maqueta por los jóvenes, donde además propusieron que toda la energía que ocuparan los juegos fuera obtenida a través del sol. “A la vez pasaba un tren alrededor de la feria recogiendo a las personas, y dejándolas en distintos puntos de la feria”, agregó Karen.

24 Feb 2019
Niños salvadoreños podrán conocer Barcelona y jugar fútbol en este campeonato
Oportunidades | Por: Redacción

Niños salvadoreños podrán conocer Barcelona y jugar fútbol en este campeonato

23 Feb 2019
Invierten $3 millones para formar a 600 jóvenes en tecnología
Oportunidades | Por: Redacción

Invierten $3 millones para formar a 600 jóvenes en tecnología

24 Ene 2019
¿Querés comenzar tu trabajo celebrando? Sé parte de esta empresa
Oportunidades | Por: Redacción

¿Querés comenzar tu trabajo celebrando? Sé parte de esta empresa

24 Ene 2019
Programa “Cimientos” mejora la calidad de enseñanza para jóvenes en Santa Ana
Oportunidades | Por: Redacción

Programa “Cimientos” mejora la calidad de enseñanza para jóvenes en Santa Ana