Oportunidades

19 May 2016
Oportunidades | Por: Samantha Paredes

“La inclusión de género en el ambiente laboral”

Deseándoles éxitos en su productiva semana estamos de nuevo reunidos en nuestro spot favorito. Esta semana a petición de algunas de nuestros seguidores y colegas hemos decidido dedicar la columna a un tema un tanto controversial  condenado a mantenerse tácito.

La inclusión social es un valor por el cual lucho en diferentes trincheras sin embargo, no está limitada a personas con discapacidad de algún tipo sino es generalizada. La inclusión se refiere a unidad como país y convivencia ciudadana sana. 

Es extensiva a clases sociales, ramas teológicas o religiosas, orientación política o sexual. Cuando hablamos de inclusión de género en específico, se vienen para muchos a la mente la Casa Morada de la Mujer, el abuso físico, violencia intrafamiliar o las feministas encarnadas.

Esto sería sólo la punta del iceberg y atisbos solamente. Es mucho más profundo y delicado que esto. Estamos lastimosamente aún inmersos en Latinoamérica en una cultura machista en la que el hombre goza de mayores oportunidades de empleo y mejores condiciones que una mujer. Lo abordaremos así, en un inicio enfocándonos en el ángulo más conocido de este tópico: hombre vs mujer, mujer vs hombre.

Existen casos de muchas mujeres con poca autonomía económica o ingresos propios, así como, sobre cargadas de trabajo como máxima expresión de dependencia y pobreza femenina. Además, otros tantos miles en situaciones de vulnerabilidad no sólo física sino psicológica. Ya hay ONG’s dedicadas a empoderarles pero, el principal motor de ese poder está en cambiar tu manera de pensar.

Siendo justos debemos preguntarnos también qué hacen las mujeres para que este comportamiento se perpetúe o cómo generar una igualdad. ¿Si alimentas el trato y lo avalas de qué forma estás generando un cambio? El desear y exigir no es más que palabras y lindos pensamientos. Las iniciativas propias deben llevarse a la acción y requiere cambios en comportamientos arraigados y esto no necesariamente implica, la ira o lucha campal contra otro género.

Como lo hemos manifestado repetidamente: todo cambio, inicia en TI. Tú debes cambiar tus formas de interacción y evitar la permisividad de comportamientos inaceptables que justificas con un simple “así son los hombres” o “todos son igual” y “de nada sirve hablar”.  Esto solamente te hace frustrarte más abriéndole de par en par la puerta al abuso económico de este segmento profesional tan importante.

El acoso que puede vivir una profesional en su trabajo puede ser desde de índole sexual hasta violencia psicológica o ataques pasivos que no llegan a los golpes pero, caen en la humillación. No, esto no es normal y no, no lo debes tolerar. Nadie puede hacer esto a un colega. Es  aquí doy un giro y hago el mensaje extensivo: ningún HOMBRE o MUJER debería enfrentar en su ambiente laboral maltrato de ninguna índole.

“Las palabras duelen más que los golpes” leí alguna vez. Esto, tiende a ser escondido por vergüenza o temor a perder su puesto para ambos casos. Sin embargo, el no hablar al respecto, enfrentarlo y superarlo está permitiendo que esto se mantenga latente.

Las profesiones y puestos de trabajo deben estar abiertos a ambos géneros porque pertenecer a uno u otro no te hace mejor o peor “por nacimiento”. He visto mujeres caminando por vigas de estructura metálica en medio de una construcción dirigiendo equipos de obreros y he visto hombres en proyectos de desarrollo social llevando sueños a su comunidad.

He experimentado en lo personal, en diversas ocasiones el desafiar los paradigmas sociales y el efecto que esto tiene en el círculo cercano es positivo. Te invito a hacerlo.

No nos quedemos al “gerentes y gerentas” ridículo que no le hace el favor a nadie y la Real Academia no avala. En carne y hueso todos los días nos vemos a las caras personas con habilidades extraordinarias capaces de sacar este país adelante dejando muchos perjuicios atrás.

La inclusión es apertura. Es valorar a la persona por el ser humano que es independientemente de sus apariencias, tendencias o incluso, defectos. En los negocios NO debería ser excluyente tu género o tendencia: no haces negocios en la recámara o al menos, no deberías. Nada redituable saldrá de ello más que un bebé y el círculo vicioso, vuelve a empezar!

Si deseas respeto para ti practica el respeto hacia todas las personas. Recuerda, quien inflige dolor a los demás se está haciendo daño a sí mismo y en los negocios nunca sabes quién estará arriba o abajo en la escala profesional en unos años y de quién necesitarás.

Los medios electrónicos y teléfonos con cámara o micrófono incorporado facilitan una demanda. Así que más que miedo a tus colaboradores, trabaja en tus propios miedos y conviértete en la mejor versión de líder que puedes ser y abre puentes en tus relaciones más que murallas.

Puedes seguirme en Twitter @CoachDrSam o encontrarme en Facebook como @SamanthaParedesOficial y conéctate!

15 Oct 2018
¿Buscás  trabajo?  Esta  es  tu  oportunidad  si  sos  mercadólogo
Oportunidades | Por: Redacción

¿Buscás trabajo? Esta es tu oportunidad si sos mercadólogo

4 Oct 2018
¿Sabés inglés y querés vender? Mirá la historia de César y aprovechá la oportunidad
Oportunidades | Por: Redacción

¿Sabés inglés y querés vender? Mirá la historia de César y aprovechá la oportunidad

30 Sep 2018
¿Buscás trabajo? No te perdás esta oportunidad si sos bilingüe
Oportunidades | Por: Redacción

¿Buscás trabajo? No te perdás esta oportunidad si sos bilingüe

31 Ago 2018
CiES 2018: estos son los jóvenes que tienen espíritu emprendedor
Oportunidades | Por: Redacción

CiES 2018: estos son los jóvenes que tienen espíritu emprendedor