Oportunidades

22 Jun 2016
Oportunidades | Por: Samantha Paredes

“El emprendedor y la aventura del trabajo en equipo”

A todos nuestros seguidores, adeptos lectores, fans y actuales empresarios en crecimiento, un sincero saludo. Esta semana abordaremos un tema que para muchos puede parecer del diario vivir por escucharlo una y otra vez en ponencias, seminarios, charlas, podcasts y más… sin embargo, no es tan fácil vivirlo como puede resultar hablar del tópico. Por eso, no has dejado de escucharlo en años, ¿no crees?

Un emprendedor puede enfrentar en sus inicios una aventura “soltero o casado” con un socio como fue el tema de una de nuestras primeras columnas. No son tantas las personas con las que se coordina en una etapa de lanzamiento y aún sus primeros años puede darse el caso que se interactúe con muchos proveedores o aliados comerciales más no se cuente aún con un equipo de trabajo amplio.

¿Cuáles son las razones? Los costos fijos asociados, las prestaciones y cargas laborales asociadas así como, la cola de trabajo aún manejable para pocas personas que no requiera coordinarse con varios equipos, departamentos u áreas internas.

En el momento en el que tu actividad comercial empieza a crecer se van requiriendo especializaciones en tareas, profesionales dedicados a áreas determinadas así como, rentabilidad y alineación acorde a objetivos para un sólido crecimiento y es aquí donde surge el reto. No es lo mismo, coordinarse con 2-3 personas trabajando con una pasión compartida y/o una rutina establecida que ir incorporando más personas.

La comunicación, coordinación, empatía, dinámica y responsabilidad hacia un objetivo común resultan palabras fáciles de escribir, leer y escuchar pero tan difíciles de llevar a cabo porque cada cabeza es un mundo, cada persona es distinta y el compromiso es algo que nace en el corazón, conecta con tu mente y se traduce en acciones.

Donde pueden existir complicaciones es donde radica la mayor riqueza de las relaciones interpersonales y los equipos realmente efectivos: la variedad del pensamiento único de cada individuo hace que la cantidad de soluciones se multiplique, sólo necesitan orientarse hacia la visión común para que la ejecución sea productiva.

Toma en cuenta la neuroplasticidad de nuestros cerebros, varias personas trabajando en conjunto logran mejores resultados hacia un fin compartido de interés para todos. Como se dice comúnmente: “Solo puedes llegar rápido pero en equipo puedes llegar más lejos”.

El emprendedor tiene la mayor responsabilidad de madurar en su propio liderazgo porque es poco probable que tengas éxito con tus equipos de trabajo si no te lideras a ti mismo. Tendrás grupos de trabajo o personas “pareciendo ocupadas” pero no necesariamente, siendo productivas.

Depende mucho de tu comportamiento, ejemplo y principalmente hábitos de comunicación sanos para la claridad en los procesos, políticas, funciones y resultados esperados. Se requiere mucha disciplina, tolerancia y empatía. Si eres el típico adicto al poder te convertirás en un simple jefe que no hará mayor diferencia y sólo estará pagando un sueldo a personas que pensarán “y yo qué gano?” y más a favor de tirar la balanza de su lado y no equilibrarla.

Si trabajas en liderar no tienes que exigir la autoridad ni buscarás el poder porque estarás demasiado ocupado logrando metas estratégicas con un equipo que disfruta lo que hace por compartir una pasión que los une y al final, no habrá inconveniente si uno u otro “anota el gol” porque no existe el YO en un equipo, todos celebran un triunfo comercial o reconocen una oportunidad de aprendizaje tomando sus responsabilidades y acciones correctivas.

Qué es lo que te recomendaría? Toma nota de lo siguiente:

  • Emplear amigos o conocidos sin mayor referencia de su trayectoria laboral no es rentable, viable o sano. Puede ser desgastante.
  • Dar oportunidad a personas por cobrar favores o por simple afinidad de personalidades en ambientes no laborales no es sugerido.
  • Contratar personas con sueldos accesibles pero con poca experiencia para posiciones clave en la empresa: rodéate de los mejores. Si quieres crecer, rodéate de otros que te impulsen a crecer continuamente. Poco a poco, atraerás más talento a tu empresa: es la cultura y clima organizacional los que después operan por sí mismos mecanismos de atracción imperceptibles a simple vista pero evidentes en el mercado laboral, créeme.
  • Define claramente las funciones del puesto y las habilidades necesarias como filtro a la hora de contratar. Tómate tiempo para cada nuevo puesto. No generalices.
  • Asesórate para los procesos de selección o subcontrata una agencia.
  • Evalúa al personal acorde a las habilidades, realiza pruebas psicométricas y más aún: prácticas.
  • Existen las segundas oportunidades, todos pueden dar un giro positivo es cuestión de voluntad y retos. Sin embargo, confirma las referencias laborales si tu intuición te indica que deberías hacerlo.
  • Elabora contratos acordes a la plaza asociada y cuida la confidencialidad de tu negocio.

Si te gustaron estos tips puedes seguirme en Twitter @CoachDrSam o encontrarme en Facebook como @SamanthaParedesOficial y conéctate!

13 Dic 2017
Santa Claus, dulces y magia en esta Navidad. Esta fue la celebración navideña de este call center
Oportunidades | Por: Redacción

Santa Claus, dulces y magia en esta Navidad. Esta fue la celebración navideña de este call center

12 Dic 2017
Voluntarios participaron en la graduación de más de 40 niños y jóvenes ¡Formá parte de esta iniciativa!
Oportunidades | Por: Redacción

Voluntarios participaron en la graduación de más de 40 niños y jóvenes ¡Formá parte de esta iniciativa!

8 Dic 2017
Estos son 7 beneficios que obtienes al ser voluntario. Leé más
Oportunidades | Por: Redacción

Estos son 7 beneficios que obtienes al ser voluntario. Leé más

7 Dic 2017
¿Querés polarizar tu automóvil y no sabes  cuál utilizar? Acá te contamos
Oportunidades | Por: Redacción

¿Querés polarizar tu automóvil y no sabes cuál utilizar? Acá te contamos