Oportunidades

25 Jun 2014
Oportunidades | Por: Luis Cerón

Cultura corporativa: el ADN de la empresa y la columna vertebral de la Responsabilidad Social Empresarial

Históricamente, las distintas sociedades se han caracterizadas e identificadas por una serie de creencias, tradiciones, patrones de comportamiento y conducta que han hecho que se distingan unas de otras. A este conjunto de elementos característicos de una sociedad se le conoce como: cultura.

La era de la globalización ha permitido que el mundo empresarial contribuya al desarrollado sostenible de la sociedad en los ámbitos económicos, ambientales y sociales. Esto se ha logrado a través de  la evolución de los conceptos y las nuevas teorías de gestión empresarial, basadas en estrategias de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), que han dedicado un especial énfasis a desarrollar condiciones y climas de trabajo que contribuyan a mejorar el desempeño de la fuerza laboral dentro de una empresa, dando como resultado a lo que se conoce en la actualidad como cultura corporativa.

Esta cultura, basada en conceptos de RSE, es el conjunto de hábitos y creencias establecidas mediante normas, valores, actitudes y expectativas compartidas por todos los miembros de una organización, distinguiéndose entre las demás. Se manifiesta a través de la manera de negociar, la forma de tratar a sus clientes y empleados, en el grado de autonomía o libertad existente en sus oficinas; en el grado de lealtad de sus empleados y la forma en que se tratan temas relacionados con el entorno empresarial, así como el medio ambiente, la comunidad, relaciones con el gobierno y la sociedad civil. La cultura corporativa surge a partir de elementos propios de cada empresa como sus principios fundamentales de misión y visión, los valores empresariales, ejercicio del liderazgo y sistemas de comunicación. Elaboremos un poco sobre estos cuatro elementos:

Misión y Visión: Definen el “¿qué queremos ser?” y el “¿qué queremos hacer?” Es el punto de partida de la creación de una cultura corporativa y representan sus metas y aspiraciones, no solo comerciales, sino también de generar un beneficio para todos aquellos que están relacionados de manera directa o indirecta con la empresa, tomando en cuenta a los proveedores, clientes, colaboradores, medio ambiente, entre otros.

Valores Empresariales: Los valores reflejan el “¿cómo lo vamos a hacer?” Lo que hemos designado en la misión y la visión y son una herramienta fundamental para respaldar a los gerentes y a los colaboradores en la toma de decisiones, permitiendo que vayan alindadas con su misión y visión empresarial. La declaración de los valores éticos empresariales fortalece las relaciones con los proveedores y clientes. También reduce los riesgos de malos entendidos, permite negociar conflictos de intereses a la vez que garantiza el cumplimiento de un marco legal, basado en la confianza y transparencia.

Liderazgo: Dentro de la cultura corporativa, el liderazgo juega un papel importante, ya que contribuye a desarrollar las relaciones de cooperación entre los diferentes niveles jerárquicos de la empresa. El liderazgo adecuado será aquel que se basa en la orientación, delegación de responsabilidades y atribuciones, que permitan alcanzar las metas del negocio. Una vez logradas motiva y reconoce el esfuerzo realizado por el equipo de colaboradores. Los líderes de la empresa son quienes diseminan la cultura.

Comunicación: Por último, todo lo anterior no tendría razón de ser si no se tienen mecanismos de comunicación que permitan transmitir a todos los integrantes de una empresa, en sus diferentes niveles, los objetivos planteados y los mecanismos para lograrlos. La comunicación interna deberá ser tanto vertical como horizontal.

La comunicación vertical es aquella en la cual los mandos superiores de la empresa se dirigen a sus colaboradores con el fin de informar el entorno y los factores que envuelven a la actividad del negocio a nivel político, social, laboral y ambiental. A la vez, permite una retroalimentación para conocer las necesidades, opiniones y expectativas de todos los involucrados de la empresa, sin importar su nivel jerárquico. Asimismo, la comunicación interna debe ser horizontal, en la cual los colaboradores que comparten el mismo nivel jerárquico pueden compartir sus opiniones y experiencias sobre sus actividades cotidianas, que les permita la coordinación de tareas y el desarrollo de un trabajo en equipo.

Una cultura empresarial, creada dentro de un marco de una estrategia de RSE, es la columna vertebral del que hacer de la empresa. Lo interesante, y la gran responsabilidad que tenemos todos nosotros como miembros de la comunidad empresarial, es estar concientes de que nuestra cultura empresarial se desarrolla dentro de una cultura más grande y más consecuente: nuestra cultura de país. Pensar que la empresa existe en otro plano, fuera del plano social, es un error. Saber cómo respetar esta cultura de país y formar parte íntegra de la misma es la primordial responsabilidad de la empresa moderna.

 

24 May 2017
Diez consejos para quienes viajan solos por primera vez
Oportunidades | Por: AISEC El Salvador

Diez consejos para quienes viajan solos por primera vez

16 May 2017
Junto a los grandes de publicidad digital del mundo, Happy Punk
Oportunidades | Por: Redacción

Junto a los grandes de publicidad digital del mundo, Happy Punk

10 May 2017
Librerías e imprentas
Oportunidades | Por: Redacción

Librerías e imprentas

10 May 2017
Sobreviví en San Salvador
Oportunidades | Por: Redacción

Sobreviví en San Salvador