Oportunidades

10 Jun 2015
Oportunidades | Por: Francisco Campos

“Así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden…”

Caín dijo a su hermano Abel: «Vamos afuera.» Y cuando estaban en el campo, se lanzó Caín contra su hermano Abel y lo mató. Génesis 4:8

Antes que nada, aclaremos un punto: no me considero un sabio ni siquiera un buen conocedor de la Biblia, en absoluto, pero desde pequeño me sorprendió la historia de Caín y Abel. Nunca pude superar el temor que me dio saber que un ser humano sería capaz de matar a su hermano de manera cobarde, derramando su propia sangre por el suelo, por razones superficiales como la envidia, los celos o el enojo.

Lastimosamente, esta historia se repite día a día en El Salvador, enlutando a nuestra familia con cifras que asustan hasta al más valiente. Según el informe anual sobre asesinatos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) somos uno de los cinco países más violentos del mundo (junto con Honduras, Venezuela, Belice y Guatemala). ¿Difícil de creer? Lo más impactante es que son nuestros “hermanos salvadoreños” los que cometen actos de barbarie que no parecen detenerse. Para ahondar un poco más estos datos, la aterradora cifra registrada de 16.4 personas asesinadas en promedio cada día es similar, o incluso superior, a la registrada durante la Guerra Civil de 1980 a 1992. Es muy válido preguntarse: y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Lo que más me intrigaba de la historia de Caín y Abel no era solo el hecho de que el primero tuviera el valor de asesinar a sangre fría a su propio hermano, sino que Abel, por su parte, en realidad no hizo nada por defenderse. ¿Impotencia?, ¿conformismo?, ¿cobardía? En El Salvador es desalentador para los emprendedores y ciudadanos “de bien” mantenernos con la cabeza alzada ante el sentimiento de no poder hacer algo contundente para detener la violencia en el país. Pero definitivamente no podemos quedarnos con los brazos cruzados, suplicando por el milagro o esperando al superhéroe, además, el Chapulín Colorado ya no está disponible. Es momento de actuar.

Todos critican y se quejan de las circunstancias (si acaso lo hacen), algunos elaboran propuestas, pero nadie parece saber cuál es la receta mágica para detener la maldad y la violencia que nos acecha en el país. Pienso que lo que necesitamos está más cerca de lo que pensamos: está en nosotros mismos. Necesitamos cambiar nuestra mente ante las adversidades, ser más proactivos y llevar a cabo iniciativas claras para detener la violencia desde la raíz (en la casa). No hay fórmulas o libros mágicos que nos puedan defender (hago referencia a la serie de manga japonés, Death Note, donde un libro mágico puede usarse para liquidar a los delincuentes y maleantes de la ciudad).

Sin embargo, no actuar en estas circunstancias de crisis, de falta de interés por los demás y desigualdad social, deplorable crecimiento económico y corrupción, es el equivalente a vivir en el propio infierno aquí en la Tierra. A través de este escrito quiero hacer un llamado a la conciencia: ¡basta ya! Hago un llamado al Caín que todos llevamos dentro; al Caín que se te sale cuando vas manejando por la calle y no dudas en pasarte la señal de alto o el semáforo rojo; al Caín que silva a una mujer atractiva en la calle o al que maltrata a los animales indefensos. Pero sobre todo, hago un llamado a todo “Abel” que día a día salen de sus casas sin saber si van a regresar, a los impotentes, a los olvidados. No podemos quedarnos esperando a que llegue la hora de ser un número más en las duras cifras que vemos en la portada de los periódicos.

Es el momento de que los jóvenes nos hagamos responsables de cambiar el rumbo del país que nos heredaron. ¿Cómo? Mi propuesta es sencilla: comenzar en tu entorno inmediato, siendo positivo en tu casa, amando a tu familia, respetando a tus amigos, resaltando lo bueno y disfrutando el día a día con pasión en lo que haces (sea lo que sea). Más propuestas son bienvenidas, pero lo importante es actuar ahora y con proactividad.

26 Jun 2018
Panzacchi, un escritor que da vida a los monstruos extranjeros en tierras salvadoreñas. Leé más
Oportunidades | Por: Redacción

Panzacchi, un escritor que da vida a los monstruos extranjeros en tierras salvadoreñas. Leé más

23 May 2018
Arte y color en las calles salvadoreñas: el grafiti
Oportunidades | Por: Redacción

Arte y color en las calles salvadoreñas: el grafiti

22 May 2018
¿Sos empresario y querés vender más en tu negocio? Asistí a este congreso nacional
Oportunidades | Por: Redacción

¿Sos empresario y querés vender más en tu negocio? Asistí a este congreso nacional

13 May 2018
Esta es la competencia por el medio ambiente que te puede llevar a México ¡Participá!
Oportunidades | Por: Redacción

Esta es la competencia por el medio ambiente que te puede llevar a México ¡Participá!