Opinión

10 Ago 2017
Opinión | Por: Eduardo Rosales

Yo quiero ser alguien

“Dicen por ahí, que para poder entrar aquí pagas un precio, gloria o desprecio”.

Hace tiempo, una persona decidió embarcarse en una aventura, encontrar su verdadero yo. Decidió iniciar de nuevo, aventurarse al encuentro de su alma. Buscando el placer de los hombres debajo de la bóveda de los cielos, donde giran los astros resbalando y las tierras fructíferas fecundas, donde todo animal es concebido, y a la lumbre del sol abren sus ojos.

Nunca se ha escuchado a alguien hablar sobre lo difícil que es dirigir el rumbo de la vida, mucho menos decir que es fácil. En el colegio, nuestra burbuja social, nunca nos advirtieron las realidades a las cuales nos enfrentaríamos y con las que tendíamos que luchar día a día. Tampoco mencionaron los problemas de asumir un liderazgo, ni nos enseñaron a ser líderes.

La soledad es uno de tantos caminos para lograr el cumplimiento de los sueños más profundos, lo triste es no tener a nadie con quien compartirlos. Podremos ser grandes y fuertes; somos de carne, aparentando ser de hierro. El ímpetu baja durante el recorrido, sin ganas de seguir, sin aliento, debilitados por el tiempo y el destino; renuentes a renunciar a la lucha. Es en el ocaso donde las fuerzas regresan, cobran vida y parecen llevarse los problemas; pero, al salir el sol, las fuerzas se esfuman y los problemas regresan.

Pero, el temor emponzoña la aventura, con razón; pues si los hombres viesen que cierto fin tienen las desdichas, mirarían con ojos de locura. Depende de la ruta, ya que llevaría a mostrar el camino hacía el alma y la salida de su prisión. Pero, no hay manera de hacer frente, porque se han de temer eternas penas. Más allá de la muerte no sabemos cuál es del alma la secreta esencia: si se nace, o si, al contrario, se insinúa al nacer en el cuerpo, y juntamente muere ella con nosotros.

He allí el ocaso donde se observan las sombras que hacen caer en el llanto y exponen un nuevo conocimiento. Se entra en disputa de las cosas de arriba y de abajo, tratando de entender cómo del sol y de la luna la carrera; cómo en la tierra se produce y se destruye todo. Descubriendo en la búsqueda que el hombre es de sagaz ingenio, del ánimo y del alma provenían sus principios.

Lo importante es vivir la vida junto a la gente que uno ama, descubrir el camino, enmendar los errores y aprender de ellos. Debemos ser felices y estar sanos de mente y cuerpo. No se puede navegar por la vida como barco sin rumbo, dándose duro contra las rocas y los vientos fuertes. Se debe tener una brújula y saber cuál es el norte, y a dónde queremos llegar.

El hombre busca la felicidad y utiliza el conocimiento como camino para llegar a ella. Debemos, pues, utilizar la inteligencia para saber qué hacer y actuar en consecuencia de ello.

22 Sep 2017
Nuevos desafíos
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

Nuevos desafíos

21 Sep 2017
Jóvenes trabajando para jóvenes
Opinión | Por: Eduardo Rosales

Jóvenes trabajando para jóvenes

21 Sep 2017
Odio o amor por la patria
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Odio o amor por la patria

20 Sep 2017
Medicina natural alternativa ¿Marihuana?
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Medicina natural alternativa ¿Marihuana?