Opinión

24 Ago 2018
Opinión | Por: Erick Hernández

Voluntario, una vida de servicio

De vez en cuando vemos en redes sociales publicaciones para participar en un voluntariado, esas que la mayoría de las personas pasa de largo. Muchos ven el voluntariado como una obligación o un requisito de graduación que debes completar, como si de obtener una buena nota en una materia se tratara; cuando es un compromiso y una forma de vida.

Al final, ser voluntario en esencia puede definirnos a nosotros mismos, pero comprender esto depende plenamente de nosotros. Debemos tener nuestra mente abierta y concentrarnos no en lo que hacemos, sino en por qué lo hacemos y para quién lo hacemos. Una vez se aprende a observar, podemos ver lo importante que son cada una de las acciones que realizamos, por más pequeñas que sean; sabemos que hay personas en situaciones difíciles a quienes podemos apoyar para que tomen fuerza y salgan adelante.

Dedicamos mucho tiempo a hablar, a criticar a los políticos y a recordar siempre lo mal que está nuestro país, y el mundo; pero, cuando vemos a una persona en situación de pobreza o que ha pasado por muchos problemas simplemente los ignoramos. Pensamos que habrá alguien más que le ayudará o que debe ayudarle, sea el estado o una organización. Ser voluntario es vivir para servir y reconocer que no debemos esperar a que otros actúen, sino tomar la iniciativa de generar esas acciones que por más pequeñas que sean, significarán mucho para aquellos a quienes van dirigidas.

Ser voluntario significa empatía, ponerse en los zapatos de los demás para comprender su situación y buscar que su voz sea escuchada para que otros se den cuenta de sus necesidades e historias. También, ser voluntario es compromiso, al ser conscientes de la realidad social, saber que debemos dar todo lo que podamos para mejorar la situación. Esto significa denunciar y criticar, pero al mismo tiempo proponer soluciones y actuar para hacer un cambio. Ser voluntario significa creer en un sueño de una sociedad más justa y de un mejor país.

Un voluntario es aquel que está dispuesto a dar una parte de su tiempo para ayudar a otros: ir a una comunidad a enseñar a niños que no tienen acceso a una educación de calidad; realizar un evento que dé alegría y esperanza a aquellos que casi la han perdido; o construir viviendas para aquellos que no tienen un techo que los haga sentir seguros. Un voluntario es aquel que está dispuesto a realizar esas acciones que generen un impacto positivo en la vida de otros, aún más en la de aquellos que se han visto afectados por la destrucción del tejido social y que son ignorados por la mayor parte de la sociedad.

Nuestro país necesita de personas dispuestas a dar la cara por que otras puedan vivir mejor, porque en nosotros los jóvenes y en todos los actores de la sociedad está luchar contra la desigualdad, y contra todas las injusticias que tanto lastiman a todos los salvadoreños. Debemos dar lo mejor de nosotros cada día, pero, sobre todo, dar sin esperar nada a cambio, más que la satisfacción personal de haber hecho lo correcto. Ser voluntario es vivir para servir, porque cuando todo acabe sabremos que todo valió la pena: todas esas pequeñas acciones que hicimos con un propósito mayor, todas esas personas que pudimos apoyar y las sonrisas que creamos en cada uno de sus rostros.

 

“La juventud es el momento de quemar las naves, de los grandes compromisos; es el tiempo de hacer realidad los sueños a través del compromiso.”

Felipe Berríos

19 Sep 2018
Un compromiso a largo plazo
Opinión | Por: Erick Hernández

Un compromiso a largo plazo

19 Sep 2018
Los colores del cambio
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los colores del cambio

17 Sep 2018
Protagonismo offline en nuestra región
Opinión | Por: Karen Vargas

Protagonismo offline en nuestra región

14 Sep 2018
Independencia ambiental
Opinión | Por: Caleb Padilla

Independencia ambiental