Opinión

21 Nov 2016
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Viviendo la Misericordia

Mucho he hablado de misericordia, pobreza de corazón, amor a los más necesitados, Jubileo Extraordinario de la misericordia y cosas por el estilo. En esta ocasión quiero escribir sobre cómo se pone en práctica la misericordia y el amor sin recibir nada a cambio, solo felicidad. Quiero contarles de la experiencia que como jóvenes de la parroquia Santa Elena  tuvimos el sábado 12, para dar amor al que más lo necesita, un rato de felicidad y cerrar con broche de oro la puerta santa y el jubileo extraordinario de la misericordia.

En primer lugar, quiero invitar a los jóvenes para que formen parte de nuestro grupo pastoral “Via in Christo”, en el cual nos reunimos los días miércoles a las 4:30pm en la plaza “El pañuelo” del Complejo Funerario Montelena; somos parte fundamental de la parroquia de Santa Elena. Por otro lado, quiero hacerle la atenta invitación a la Alcaldesa Milagro Navas y a la alcaldía de Antiguo Cuscatlán para que nos done el terreno para poder realizar muchas obras más con la juventud, como parroquia.

img-20161113-wa0013

 

El día 12 de noviembre tuvimos la oportunidad y la gran experiencia de ir a cantar, a orar, a bailar, y a compartir con más de 80 personas de 60 años en adelante que comen ahí, pero duermen en dormitorios públicos o en la calle (la mayoría). Fuimos a dar un momento de felicidad, llevamos la palabra de Dios y compartimos comida en el comedor “Mamá Margarita” que se encuentra enfrente a la parroquia María Auxiliadora (Don Rúa).

Para mí, como joven, y creo que para todos los que fuimos, ha sido una experiencia para aprender a darle gracias a Dios por todo lo que tenemos, apreciar los amigos, seres queridos, familia, y a nuestra comunidad parroquial. Por otro lado, las actividades como esta nos sirve para nuestra conversión personal, para darnos cuenta de las necesidades que tienen la mayoría de salvadoreños y de nuestra realidad nacional.  Al mismo tiempo, es una oportunidad para darnos a los demás y a los que más lo necesitan; dar un poco de nuestro tiempo, nuestro talento, nuestra felicidad, nuestra paz interior, nuestro testimonio de vida y todo lo que tenemos.

Todo lo que hacemos con nuestro prójimo, es decir si le damos de comer, si lo visitamos, si lo vestimos, curamos, consolamos en los momentos difíciles, si le damos amor, si le damos cariño; con Jesús lo estamos haciendo también.

Al mismo tiempo pudimos convivir, compartir como grupo, conocernos mejor, pasar un rato juntos como familia y comunidad, recibir el sacramento de la reconciliación y la santa eucaristía, orar, conocer una nueva parroquia (los que no conocíamos la parroquia María Auxiliadora Don Rúa), pasar la puerta santa y ganarnos la indulgencia plenaria, entre muchas actividades más.

Quiero terminar dicho artículo haciendo la invitación a la juventud salvadoreña, y a todo El Salvador, a que visitemos, demos de comer, vistamos, demos amorterapia, consolemos, aconsejemos, compartamos, llevemos la palabra de Dios a todo aquel que está abandonado, solo, triste, sucio, preso; a todo aquel que necesita un poco de nosotros. Porque ante Dios todos somos iguales, a la par de nosotros puede estar tan cerca nuestro prójimo y muchas veces –lastimosamente- lo ignoramos  o lo discriminamos.

 

 

 

img-20161113-wa0031

img-20161113-wa0032

img-20161113-wa0044

img-20161113-wa0052

img-20161113-wa0058

img-20161113-wa0064

img-20161113-wa0065

img-20161113-wa0073

 

img-20161113-wa0075

 

img-20161113-wa0080

img-20161113-wa0076

 

img-20161113-wa0077

img-20161113-wa0079

 

27 Mar 2017
Poder de doble moral
Opinión | Por: Karen López

Poder de doble moral

24 Mar 2017
¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?

21 Mar 2017
“Tierras” fuera del Sistema Solar
Opinión | Por: Verónica Ruiz

“Tierras” fuera del Sistema Solar

20 Mar 2017
Los medios frente a la violencia
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Los medios frente a la violencia