Opinión

21 Nov 2012
Opinión | Por: Aída Betancourt Simán

Visión de país: entre consenso y compraventa

Mucho se ha dicho sobre el papel que tiene nuestra generación para cambiar el rumbo de El Salvador. Sobre la generación de la posguerra, sobre los que ahora somos jóvenes y buy levitra nz europe queremos corregir el panorama de nuestro país, sobre nuestra visión crítica de la forma de hacer política. Nuestra generación.

Esta es una responsabilidad y un enorme reto. Nos enfrentamos a un escenario lamentable: un crecimiento económico casi nulo (entre el 1.3 % y el 1.5 % según el Banco Central de Reserva), un bajo nivel de competitividad (el país cayó 10 posiciones en el Índice Doing

Business del Foro Económico Mundial en 2012), una Fiscalía de la República acéfala desde hace más de 75 días, una Asamblea Legislativa que nos ofrece escenas dignas de guión de telenovela entre serias acusaciones de compra de diputados e impases caprichosos en decisiones fundamentales, un presupuesto inflado y desbalanceado en un contexto de déficit fiscal del 4 % (Ministerio de Hacienda), entre otras.

Todas estas actuaciones tienen un rasgo en común: por acción o por omisión, existen por la ausencia de una visión de país. Y no hay visión de país porque la clase política y los funcionarios no tienen (o, para evitar las siempre tramposas generalizaciones, muy pocos tienen o tienen muy poca) vocación de servicio. “El poder tiene que ser un medio de servicio” dijo el ex presidente de Colombia, Álvaro Úribe, en un conversatorio con jóvenes en su reciente visita a El Salvador. Sin importar cuál sea nuestra opinión sobre el ex mandatario, debemos reconocer que la situación de nuestro país sería muy diferente si nuestros representantes actuaran de conformidad con esta máxima y si vieran la política como un deber y una responsabilidad, no como una oportunidad para lucrarse.

La percepción según la que ‘estar en política’ es una luz verde para cualquier tipo de arbitrariedad impide que haya acuerdos entre las distintas fuerzas alrededor de temas que deberían ser una prioridad, sin importar el color de la bandera. Estos temas son políticas de seguridad pública, mejoramiento de la institucionalidad y mayores esfuerzos de lucha contra la corrupción, reforma tributaria integral, progreso en las condiciones sociales de la población o reactivación de la economía a través de la atracción de inversión, por mencionar solo algunos.

A raíz de las recientes ‘fugas’ de diputados, la aritmética legislativa ha sido nuevamente modificada y el espacio político está más fragmentado. Hay una pluralidad de actores cuyas fuerzas van equilibrándose progresivamente y se ha complicado, al menos en forma, el espectro político que solo planteaba dos alternativas en los extremos: ARENA y FMLN.

No obstante, el aumento de alternativas políticas no se traduce en la multiplicación de opciones reales para los votantes. Por último, pensamos, son más de lo mismo, solo se cambiaron la camisa. No se trata de condenar las negociaciones per se, que serían de aplaudir si los consensos entre https://www.viagrasansordonnancefr.com/viagra-achat/ las distintas fuerzas políticas fuesen en pro de decisiones a largo plazo en el marco de una visión de país; se trata de reconocer que aquí los principios dejaron de importar, medio mundo se vende, y nadie hace nada al respecto.

A pesar de que falta más de un año para las próximas elecciones, ya estamos en campaña. Tal como lo mencioné anteriormente, pienso que las designaciones prematuras de candidatos presidenciales en los dos principales partidos de nuestro sistema político trajeron consigo más desventajas que beneficios. No obstante, los que aspiran a ocupar la silla presidencial deben tener claro desde ahora hay un porcentaje creciente de la población que no está convencido por ninguna de las opciones que ofrece el panorama político y que va a inclinarse por aquella que ofrezca propuestas viables y coherentes en el marco de una visión de país a largo plazo. O va a decidir no ir a votar.

*Jefe Columnista de Opinión de MedioLleno

24 Mar 2017
¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?

21 Mar 2017
“Tierras” fuera del Sistema Solar
Opinión | Por: Verónica Ruiz

“Tierras” fuera del Sistema Solar

20 Mar 2017
Los medios frente a la violencia
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Los medios frente a la violencia

16 Mar 2017
La legalización del aborto afectaría a los médicos
Opinión | Por: Sara Larín

La legalización del aborto afectaría a los médicos