Opinión

10 Mar 2015
Opinión | Por: Daniel Mejía

Vergüenza e indignación en tres pasos

En cada plenaria parece más una fuerza de poderes políticos que un lugar donde se generaran  ideas que de verdad aporten y ayuden a un mejor desarrollo de este país que tan atrasado esta.

Durante la semana pasada muchas personas me preguntaban ¿fuiste a votar? ¿Ejerció su derecho,  mi estimado?  ¿Quién crees que gane la alcaldía? ¿Cuántos diputados crees que meterá ARENA a la Asamblea? Entre otras preguntas acerca de las recién pasadas elecciones para alcaldes y diputados de este año. La verdad esas preguntas sí las respondí, pero con un poco de indignación.

Número uno: iniciando por la labor tan vergonzosa desempeñada por el TSE en cuanto a la publicación de los resultados, es increíble cómo en pleno siglo XXI la máxima autoridad electoral de un país, en el proceso más importante en una nación con democracia (si podemos decir que la tenemos), el sistema falle y deje a toda la población a la expectativa por más de una semana de quienes serán sus futuros gobernantes. Y no solo eso, si no que inicien acusaciones sin fundamentos y pruebas hasta el momento por parte del presidente en turno del TSE, quien declaró que el proceso electoral había sido “saboteado” y cuando se presentó a la Fiscalía General de la Republica (FGR) a declarar no presentó ni una prueba de dichas acusaciones.

Lamentable y hasta humillante fue ver en redes sociales la imagen que circula donde los votos se iban contando de manera prehistórica y ancestral de rayita en rayita. Porque el sistema había fallado. No sé como tomarlo, si como una burla y una falta de respeto hacia la población que acudió a las urnas a ejercer su derecho o como un error rotundamente garrafal del cual hay que aprender y mucho.

Numero dos: me decepciona ver cómo ciertos partidos, medios de comunicación y la gran cantidad de la población se preocupan más por saber quién será la fuerza política del país. Eso lo único que ocasiona es más división de la ya existente. Interrogante que una sociedad pensante y que busca el bien del país no sería de tanta relevancia saber su respuesta.

Qué importa quién tenga más alcaldías, qué importa que un alcalde de muchos años haya sido vencido por uno nuevo. ¿De qué nos sirve eso si no será beneficioso para el municipio? Si ganó un nuevo alcalde qué bien; ahora que cumpla sus proyectos y que trabaje en serio y sin robarle a la comuna.

Número tres: me genera conflicto el simple hecho de escuchar a las personas suponer quién conseguirá la mayor cantidad de diputados en la Asamblea Legislativa, quién logrará la mayoría simple, etc. Sí fuéramos una sociedad en armonía y tuviéramos unidad por el bien de la nación, sería algo espantoso estar pendientes de esos detalles.

No veo el fin de querer saber qué fuerza política, ya sea izquierda o derecha, tendrá la mayoría simple en la Asamblea. Si buscamos un desarrollo no podemos seguir con este juego de que si la izquierda tiene más gente todas las iniciativas de leyes, reformas o proyectos que proponga serán aprobadas  y la derecha no podrá hacer nada; o caso contrario, si la derecha fuera la de la mayoría simple.

De seguir esto así, entonces ¿en qué momento entran los intereses de país a la Asamblea? La verdad esto en cada plenaria parece más una fuerza de poderes políticos que un lugar donde se generaran  ideas que de verdad aporten y ayuden a un mejor desarrollo de este país que tan atrasado esta.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida