Opinión

28 Jun 2017
Opinión | Por: Verónica Ruiz

¿Ver para creer?

Dicen que para creer algo uno deber verlo con sus propios ojos, “ver para creer” es el lema de muchos, pero ¿qué tanto somos capaces de ver?

Para que podamos ver un objeto este debe reflejar o emitir luz, esta luz entra al globo ocular a través de la córnea la cual concentra los rayos de luz para que converjan en la pupila, la cual se dilata o contrae dependiendo de la intensidad de la luz incidente. Detrás de la pupila tenemos el cristalino, que modifica la trayectoria de la luz y hace que los rayos luminosos converjan en la retina. Y esta es una membrana llena de fotoreceptores, que convierten los fotones en pulsos eléctricos que son llevados al cerebro a través del nervio óptico, para finalmente formar una imagen. Todo este proceso de captación, preparación y procesamiento de datos, le toma a nuestro cuerpo 13 milésimas de segundo.

Nuestros ojos solamente pueden captar un cierto tipo de radiación, la luz visible es una pequeña parte de lo que llamamos el espectro electromagnético, el cual comprende desde ondas de radio, hasta rayos gamma, pasando por radiación infrarroja y rayos x.

Imagen del espectro electromagnético, abarcando desde altas energías (rayos gamma y cósmicos) hasta energías bajas (ondas de radio)

Algunos animales han evolucionado para poder ver en frecuencias que nosotros no podemos; por ejemplo, algunas serpientes y los mosquitos pueden ver en el infrarrojo. De esta manera, no importa si usted apaga las luces, los mosquitos siempre van a encontrarlo; mientras que, algunas arañas y peces son capaces de ver en ultravioleta, pero tienen nula o pobre visión en la ventana del espectro visible para el ser humano.

El Universo está repleto de cuerpos celestes que son capaces de emitir en diferentes longitudes de onda, algunas veces su máximo de emisión es en la ventana visible y por lo tanto podemos apreciar estos cuerpos, ya sea a simple vista o con la ayuda de un telescopio. Sin embargo, muchos otros cuerpos emiten en longitudes de onda que son invisibles a nuestros ojos, pero, que no podamos verlos, no significa que no están ahí, tampoco significa que no podemos detectarlos, es solo que necesitamos un poco de ayuda de la tecnología.

La radiación más energética es la que tiene menor longitud de onda, es decir, son los rayos ultravioleta, rayos gamma y rayos cósmicos, este tipo de radiación es emitida durante explosiones de supernovas, chorros de partículas y agujeros negros. Nuestra atmósfera nos protege de esta radiación, por eso los detectores de rayos gamma deben estar en órbita, como el telescopio espacial de rayos Gamma Fermi que ha permitido estudiar agujeros negros supermasivos en núcleos de galaxias activas.

Las ondas menos energéticas son las ondas de radio, nuestro alrededor está lleno de ondas de radio que nos atraviesan y tienen tan poca energía que no nos causan daño. En astronomía se utilizan gigantescas antenas parabólicas para captar ondas de radio de galaxias lejanas, pulsares y quasares, la radioastronomía dio los primeros indicadores de la existencia de la materia oscura como componente importante y fundamental del Universo; por ello, notar la rotación de algunas galaxias no es posible considerando solamente la materia que podemos observar.

Ahora más que nunca, con el desarrollo de detectores para diferentes tipos de radiación y para una amplia gama de partículas subatómicas, viene a mi mente una de las enseñanzas del zorro de Antoine de Saint-Exupéry: “Lo escencial es invisible a los ojos.”

  • Francisco Colorado

    Interesante articulo Vero, sobre todo para los que somos amantes de la astronomia

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más

13 Dic 2017
Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente
Opinión | Por: Caleb Padilla

Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente

11 Dic 2017
La cuota de género como grillete del avance
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La cuota de género como grillete del avance