Opinión

21 Dic 2015
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de la Navidad

¿Cuál personaje del nacimiento nos gustaría ser si hubiéramos nacido o estado en esa época? Creo que muy pocos pensamos en ser la mula o el buey. ¿Por qué?, porque muchas veces vemos a la mula o al buey como un animal que no piensa o que quizá no tiene mucho significado en el nacimiento, pero la realidad es otra.

Qué bonito es saber que la única fiesta y tradición mundial que jamás se pierde, aunque muchos gobiernos, grupos y personas la quieran quitar del calendario, es la tradición de Navidad. Pero, ¿qué significa?, ¿cuáles son sus valores?, ¿qué nos quiere enseñar la Navidad? ¿Por qué es en la única fiesta en la que todos recibimos regalos, menos el cumpleañero? ¿Qué personaje del nacimiento nos gustaría ser si hubiéramos nacido en esa fecha?

La Navidad (en latín: nativitas, “nacimiento”)  también llamada coloquialmente «pascua», es una de las festividades más importantes del cristianismo, junto con la Pascua de resurrección y Pentecostés. Esta solemnidad, que conmemora el nacimiento de Jesucristo en Belén, se celebra el 25 de diciembre en la iglesia católica. En otras palabras, es un tiempo para recordarse del único ser que vino a dar la vida por nosotros y para nuestra salvación. Es un tiempo de paz, amor, cambio para estar cerca de Dios, reconciliación, perdón, humildad, aceptación de nuestros errores, fe, esperanza y caridad.

La Navidad, además de ser un momento bonito para poder recapacitar, aceptar, reconocer y aprender de nuestros errores, es para amar de verdad y ser mejores personas. La natividad de nuestro señor Jesucristo es el tiempo para darle gracias a Dios por lo bueno y lo malo que hemos vivido o que dejamos de vivir; es un momento para que, a pesar de todo, podamos sanar las heridas de nuestro pasado y ser mejores cada día.

La humildad, la caridad, la fe, la esperanza, la felicidad y la aceptación de la voluntad de Dios, son grandes valores que podemos ver y aprender de la Virgen. Primero porque a pesar de estar virgen y de no conocer a ningún varón, aceptó ser la madre de nuestro señor y por supuesto de cada ser humano que vive en el mundo. Lo aceptó con mucha felicidad, fe, esperanza y sobre todo humildad, aunque quizá no era lo que ella en un principio quería hacer en la vida. Esa decisión le cambió totalmente la vida y por eso es llena de gracias, madre de Dios y madre nuestra y sobre todo la madre que nunca nos deja solos y que no quiere que nada malo nos pase.

La característica principal de la Navidad es que aunque seamos el más diablo del mundo, la mayoría recibimos aunque sea un regalito o un pan, pero algo recibimos; es lo que conocemos como caridad. Hoy en día nos hemos olvidado de dar sin recibir nada a cambio, únicamente queremos que nos den y no dar. La Navidad es lo contrario: hay que dar y buscar lo que queremos y amamos sin recibir nada a cambio. Hay que acordarse de los niños que están en los orfanatos, las personas que están abandonadas en la calle o simple y sencillamente de aquella persona a la cual hemos olvidado un tiempo o la hemos dañado.

¿Cuál personaje del nacimiento nos gustaría ser si hubiéramos nacido o estado en esa época? Creo que muy pocos pensamos en ser la mula o el buey. ¿Por qué?, porque muchas veces vemos a la mula o al buey como un animal que no piensa o que quizá no tiene mucho significado en el nacimiento, pero la realidad es otra. Para mí, estos animales significan humildad, sencillez y aceptar la voluntad de Dios, porque ellos nos demuestran que si somos así podemos llegar a estar muy cerca de Dios. La mula y el buey son los personajes que al igual que la Virgen y  San José estuvieron muy cerca del niño Dios y le dieron calor.

Les deseo a todos mis seguidores y lectores que están pendientes de cada artículo que escribo en MEDIOLLENO, al igual que a cada uno de mi familia, a mis amigos y amigas, a El Salvador en general  y al mundo una feliz y blanca Navidad. Que el niño Dios nazca en cada uno de los corazones y feliz 2016.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida