Opinión

28 Sep 2017
Opinión | Por: Karen López

Una venta barata de políticos

Existen políticos y otros tantos pretendiendo serlo. En El Salvador hay un poco de ambos. ¿Cómo aparecer en época de campaña y desaparecer mágicamente después de ganar elecciones? Tenemos los mejores de ese tipo acá en el país. De diferentes precios, unos más baratos que otros. Elija.

La comunicación online se convierte en ventana para los políticos logrando simpatizar con la población. Buscando cualquier pretexto para ganar su favoritismo y, peor aún, los que buscan la reelección salen por las calles prometiendo trabajo que debieron hacer. Señoras y señores que hacen de la política su estilo de vida queriéndola pasar bien, les pedimos sólo un poquito de dignidad.

¿Comprar voluntades?… Para seguir engañándose ellos mismos y arrastrar al país en uno menos desarrollado que ayer. El uso de la comunicación online es una de las herramientas más utilizadas por los políticos para posicionar, persuadir, orientar, relacionar, diagnosticar y evaluar su nivel de popularidad en la población.

De una forma utópica las redes, siendo un canal de doble vía, podría ser perfectamente un lugar para debatir y hacer análisis de la realidad. La comunicación política amplifica los mensajes emitidos, que son básicamente más de lo mismo. Acciones guardadas en un pozo enorme de promesas.

En las redes sociales se pueden esconder los peores perfiles de personas para optar para un cargo público y parecer como la mejor opción. Esto se da ya que, gracias a tener un mundo virtual, cada persona se idealiza, quitándose lo malo y podrido que tiene y maquillándose su lado más amable.

Los resultados suelen ser positivos para ellos. Tantos años y no nos hemos tomado el tiempo para analizar su siguiente apuesta, la de siempre, la que nunca les falla. Mentir.

Mientras más exijamos la transparencia, podremos tomar mejores decisiones. La clave está en no creer, no creer en lo primero que te dicen, en dudar si lo ves tan perfecto. No decidir sin buscar asegurarte de que en realidad es la mejor opción y sobre todo a pensar que las cosas siempre pueden ser mejores. Confórmate y será el peor error.

De las promesas más trilladas a acciones concretas que no han cumplido. ¿Qué hacen en sus jornadas habituales? ¿Qué han cumplido en sus municipalidades? Estas son cinco de las innumerables promesas que hacen cada vez que entran a campañas electorales, para hacerse sentir más cerca de los problemas que aquejan a la población y pretender brindarles la mejor solución.

  1. Oportunidades de trabajo, programas que busquen reducir a la mitad el porcentaje de trabajadores informales.

 

  1. Construir viviendas anualmente y reducir el déficit habitacional, a través de un plan integral de urbanización de villas/asentamientos en el país que promueva la integración socio-urbana y comunitaria, a partir de un conjunto de herramientas de obra pública, normativas, fiscales, presupuestarias y financieras.

 

  1. Seguridad a nivel nacional. Crear y ejecutar con diferentes entidades del Estado acciones para contrarrestar la seguridad y minimizar la violencia en el país.

 

  1. Inclusión social, priorizar a la población más vulnerable, comenzando con el fortalecimiento a la primera infancia

 

  1. Crear sistemas de transparencia institucional, como el fortalecimiento de pesos y contrapesos entre las autoridades electas. Desarrollaremos una serie de políticas públicas para mejorar el funcionamiento de la justicia, y hacer de la misma un auténtico servicio y no una potestad.

La misma venta con diferente vendedor. Políticos en sus campañas electorales en El Salvador.

 

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida