Opinión

12 Feb 2018
Opinión | Por: Fernando Colocho

Una izquierda de banderas desteñidas

Con cada minuto que pasa, se vuelve más intenso el bombardeo mediático en el que diputados irreconocibles por exceso de Photoshop buscan la reelección por medio de promesas, que sería interesante escuchar por qué no se han cumplido antes si la población ya les ha confiado el voto una vez.

Pero, en medio de toda esta vorágine -hasta cierto punto normal- de propaganda superficial, llama poderosamente mi atención la estrategia comunicacional del FMLN y no precisamente por la creativa forma de presentar a figuras recicladas del gobierno central, o diputados desgastados por tantos años en la Asamblea; sino, por lo desacertado de sus planteamientos.

En uno de los spots que más me llama la atención se escucha una música nostálgica mientras se enfoca un curul dentro de la Asamblea Legislativa, se hace una melancólica alusión a la figura histórica de Schafik Hándal durante su época como diputado y se propone que la razón por la cual se les debe confiar el voto es que los actuales candidatos seguirán trabajando sobre su legado ideológico en favor de las personas. Pregunto, ¿qué necesidad hay de esto? ¿No existen figuras de liderazgo actuales como para recurrir a la autoridad de un líder que ya no está? ¿Es necesario demostrar a la gente que el FMLN sigue siendo aquel partido revolucionario histórico?

Luego, encontramos un spot curioso donde se muestra un columpio en la parte central de la pantalla y conforme al constante vaivén se expresa que hay diputados que se preocupan por ofrecer políticas sociales a la población más vulnerable, mientras otros solamente buscan volver al pasado. Lo peligroso de utilizar este tipo de discursos en medios de comunicación masiva para convencer a la población es que implantan en el pensamiento colectivo una falacia de falso dilema o vota por nosotros, o los malos de la película vuelven al poder. Lo preocupante no es tanto en defender a la nefasta oposición de derecha que tenemos; sino, señalar que no podemos permitir que la polarización política del país se profundice por mensajes insustanciales.

La única razón por la que vemos esta serie de desaciertos comunicacionales solo expresa una verdad que muchos desean evadir: el desgaste ideológico del partido FMLN. Otras figuras muy conocidas han hablado sobre la separación del FMLN histórico, el original que nació del descontento del pueblo en la época del poderío militar, y el FMLN contemporáneo que en su afán de preservar una pureza ideológica y el control sobre sus propios militantes asfixió todo asomo de renovación, y apertura a nuevas fuerzas políticas en su interior.

El FMLN se rezagó. Lástima porque tuvo una excelente oportunidad de capitalizar la desorientación de ARENA, desde su traumático desplazamiento a oposición en el 2009 y que dicho sea de paso no logró cohesionarse exitosamente en casi diez años, y menos lo hará ahora con una elección interna que disfrazada como democracia interna, es la evidencia de la tensión entre grupos de poder dominantes dentro del partido tricolor.

El resultado de todo esto será una mayoría de diputados tricolores en las elecciones, un nuevo alcalde de San Salvador, un ¿nuevo? Alcalde de San Miguel y la pérdida del capital político que habían alcanzado desde la alternancia en el Ejecutivo. Y esto sucederá no tanto por la calidad de las propuestas de ARENA, sino por la desconfianza y la apatía al partido de gobierno. Es decir, en pleno año 2018, sigue siendo válido el dicho de que en tierra de ciegos el tuerto es rey.

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida

18 Oct 2018
Pequeñas acciones para grandes cambios
Opinión | Por: Erick Hernández

Pequeñas acciones para grandes cambios

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo