Opinión

22 Feb 2017
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

Una generación que ha decidido no quedarse de brazos cruzados. Parte I

La juventud es una época única en la vida de cada ser humano, y presenta características que pueden variar de generación en generación. No podemos comparar la época de la juventud de nuestros abuelos, o nuestros padres, con la nuestra, no sólo por el contexto social, económico y político en el que ellos se desarrollaron, sino por todos los avances que hay; sobre todo, en el ámbito tecnológico, los cuáles hacen diferenciarnos de otras generaciones. Pero, más allá de ser nativos digitales, la juventud del siglo XXI se está diferenciando por su actitud proactiva y por esas ganas de ver un mundo transformado.

Si bien es cierto, El Salvador es un país que a diario vive las consecuencias de la violencia, donde las víctimas, en su mayoría, son jóvenes; sin embargo, existe otra cara de la moneda y ésta nos dice que no todo es violencia, y que hay jóvenes que trabajan a diario por lograr un país diferente. Prueba de ello son las decenas de organizaciones lideradas por y para jóvenes, algo que hasta hace años se veía imposible, pero que ahora comienza a ser una realidad.

Hoy por hoy, existen organizaciones juveniles que están trabajando en diferentes temas como: medio ambiente, arte y cultura, democracia, transparencia, derechos humanos, igualdad de género y muchos más. Estos jóvenes han decidido no quedarse de brazos cruzados y luchar por cambiar la realidad en la que vivimos, a través de ideas frescas e innovadoras.

Iniciativas como Censura Cero es una muestra de ello. Esta es una asociación de jóvenes universitarios independientes y apartidarios, pero no apolíticos, que busca innovar la forma de participación ciudadana usando las nuevas tecnologías de la información y comunicación. En los últimos años han realizado foros, debates y otras actividades que invitan a los jóvenes a ser parte de la solución a las diferentes problemáticas que enfrenta el país.

Actualmente, están trabajando junto a la Embajada de los Estados Unidos en El Salvador para consolidar el primer Consejo Juvenil de la Embajada Americana, el cual está compuesto por 18 jóvenes líderes de diferentes partes del país, quienes tiene como objetivo tomar acciones concretas que buscan impactar la realidad de los jóvenes en El Salvador; así como, brindar recomendaciones en materia de política, enfocadas a la juventud.

Por otra parte, existen asociaciones juveniles que trabajan en el tema del arte y la cultura, algo que poco a poco se va perdiendo, sobre todo en las presentes generaciones, pero que no ha dejado de ser importante para la juventud salvadoreña. Prueba de ello es la Asociación de Jóvenes Artistas del Oriente de El Salvador (ASARTES), colectivo de jóvenes provenientes del oriente del país que gestionan, conducen, y desarrollan espacios culturales; así mismo, buscan formar y visibilizar a los artistas del país. Durante los últimos tres años han realizado alrededor de cinco festivales, más de 40 café ventana, un programa cultural donde cada sábado los jóvenes exponen su arte, ya sea poesía, baile, canto, dibujo, pintura o literatura.

También, existen otras organizaciones juveniles como Coalición TRACODA, las cuales están enfocadas en el tema de transparencia. Este grupo de jóvenes lucha contra la corrupción; el mal uso de los recursos públicos; promueven la transparencia; la controlaría social y el uso de datos abiertos. Una de sus actividades más recientes fue investigar a 25 diputados de la Asamblea Legislativa de El Salvador, la cual saldrá publicada en su sitio web próximamente.

Parece utópico puesto que vivimos en un país donde ni los adultos, ni las instituciones pertinentes toman cartas en el asunto, pero afortunadamente, las acciones que éstos jóvenes realizan ya están siendo visibles.

Sin duda, aún hay muchos jóvenes salvadoreños que están trabajando arduamente por lograr cambios positivos y de impacto en nuestro país. Las organizaciones juveniles antes mencionadas son solo una muestra de ello. El reto es apoyarlas y el primer paso para ellos es dejar el adultocentrismo a un lado y comenzar a confiar en nuestra juventud, la cual es capaz de lograr mucho más de lo que hasta ahora ha logrado.

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más