Opinión

24 Ago 2018
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

Una confesión para la obra y gracia de la Fiscalía

“De acuerdo con el procedimiento abreviado, este aplica sí y solo sí, la Fiscalía utiliza la información de la confesión para procesar a otros corruptos. De lo contrario, habrá sido una figura utilizada convenientemente para exhibir una justicia disfrazada y cerrar de una vez por todas la caja de pandora“.

El procedimiento abreviado en materia procesal penal es una propuesta de solución al problema jurídico en el que se encuentra el imputado, cuyas partes técnicas (fiscales y abogados defensores) negocian una posible pena a imponer, bajo el cumplimiento de ciertos requisitos: i) que el fiscal lo solicite con el concierto previo de la parte en controversia; ii) que el imputado comprenda las implicaciones y consecuencias, y preste su consentimiento libremente; iii) que el procesado confiese el hecho objeto de la imputación; y iv) que exista un mínimo de actividad probatoria, pues no basta con la confesión.

El artículo 417 del Código Procesal Penal establece que el régimen de penas podrá oscilar desde la tercera parte del mínimo hasta el mínimo de la pena de prisión prevista por el o los delitos atribuidos. Y en una extensa disposición, el siguiente artículo detalla el trámite que conllevará el procedimiento abreviado. El fiscal lo pedirá, se dará lectura a los hechos atribuidos, solicitará la pena a imponer y ofrecerá las pruebas que pretende incorporar. Luego, el imputado procederá a confesar el hecho, pudiendo ser interrogado por el fiscal y el defensor, y posteriormente desfilará la prueba que consideren oportuna, finalizando con la petición y el fallo del juzgador.

Con este procedimiento abreviado se logra el acuerdo entre las partes involucradas, el pacto previo de la pena a imponer, la confesión del imputado, la declaratoria de culpabilidad, se evita el desgaste de un juicio extenso y se prescinde de la posibilidad de recurrir el fallo.

Aunado a la responsabilidad penal, la ejecución de un delito origina obligación civil. Según el art. 114 del Código Penal, estas consecuencias civiles pueden ser: i) la restitución de las cosas obtenidas producto de la realización del hecho punible, o en su caso, el pago del respectivo valor; o ii) la reparación del daño causado; entre otras.

La figura del procedimiento abreviado -aunque es común que se utilice-, ha cobrado especial atención en el caso llamado “Destape a la corrupción”, que tiene como protagonista a Tony Saca, a quien se le acusa de desviar $ 301 millones de fondos públicos de la partida secreta de la presidencia de la República.

El expresidente confesó parcialmente los hechos que se le acusan, explicando que desvió fondos de la Presidencia para su enriquecimiento y el de sus allegados, ordenó la apertura de cuentas bancarias sin tener la autorización del Ministerio de Hacienda, autorizó transferencias millonarias hacia sus cuentas, entregó varios millones de dólares al partido ARENA, utilizó fondos públicos para sobornar periodistas, y muchas más ilegalidades. Además, varios testigos están confirmando lo narrado en la confesión y con la prueba documental, y pericial se ratifica la tesis de la existencia de los delitos.

Si bien la pena de prisión se puede abreviar, no hay procedimiento abreviado para la responsabilidad civil. De $ 301 millones que la Fiscalía acusaba de desfalco, les perdonarán aproximadamente $ 275 millones. Ni el diezmo van a poder recuperar.

En la mesa se pueden tomar en cuenta las ventajas antedichas, no obstante, genera muchas dudas la aplicación de este procedimiento abreviado, pues preocupa que la Fiscalía ha tomado una actitud demasiado pasiva respecto al resto del dinero que Saca y compañía sustrajeron del erario. Es un hecho notorio que hay más personas embarradas en este caso, y con esta salida alterna, se está garantizando que los favorecidos se queden con el dinero público y que se mantenga cierto nivel de impunidad.

De acuerdo con el procedimiento abreviado, este aplica sí y solo sí, la Fiscalía utiliza la información de la confesión para procesar a otros corruptos y persiga efusivamente la restitución del dinero robado hacia las arcas del Estado. De lo contrario, habrá sido una figura utilizada convenientemente para exhibir una justicia disfrazada y cerrar de una vez por todas la caja de pandora.

19 Sep 2018
Un compromiso a largo plazo
Opinión | Por: Erick Hernández

Un compromiso a largo plazo

19 Sep 2018
Los colores del cambio
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los colores del cambio

17 Sep 2018
Protagonismo offline en nuestra región
Opinión | Por: Karen Vargas

Protagonismo offline en nuestra región

14 Sep 2018
Independencia ambiental
Opinión | Por: Caleb Padilla

Independencia ambiental