Opinión

19 Abr 2018
Opinión | Por: Karen López

Un mundo de cosas absurdas entorno a la Paz

Absurdo es el concepto que refiere al pensamiento irracional, según lo describe el Gabinete de  Psicología, incoherente, en este mundo de paz. Nótese el sarcasmo de la palabra “paz”. Conscientes que carecemos de ella, ¿has pensado cómo devolver un poco de paz a lo que resta de tu vida?

La paz debería ser un estado permanente en cada ser humano, especialmente en cada tomador de decisiones y líder. Debería ser uno de los requisitos para poder vivir entre tanto desequilibrio de emociones en esta tierra.

La única manera de lograr el progreso y desarrollo de los países es que todos practiquen la paz. Gastamos más energía contando tantas malas decisiones, rencores, incomprensiones e intolerancia, sin proponer soluciones o acciones que contrarresten esta lista interminable. ¿Cómo cortar la racha de malas noticias? ¿Por qué las noticias cada vez son más protagonistas de malas acciones?

Sé coherente, que lo que piensas coincida con lo que dices y con lo que haces. Las acciones vienen acompañadas con malas decisiones, con formas equivocadas de arreglar aquello que está medio mal. Cuando esto sucede, nos encontramos con problemas, malentendidos, falta de motivación, errores y un sinfín de situaciones que podríamos evitar con una simple palabra: coherencia.

Esto no cambia cuando al azar tomas la elección de ser mejor, de ser coherente y de aportar, a través de mejores decisiones. Este remolino de situaciones mejora cuando eres consciente del por qué hacerlo. Espero aliento cuando coincidentemente actuemos, y no sea por protocolo.

Promover una cultura de paz es integrar en nuestro accionar un conjunto de valores, actitudes y comportamientos que reflejan el respeto a la vida, al ser humano y a su dignidad, y que ponen en primer plano a los derechos humanos; rechazan a la violencia en todas sus formas y la adherencia a los principios de libertad, justicia, solidaridad y tolerancia. Así como, la comprensión entre los pueblos, los colectivos y las personas. La cultura de paz es una aproximación en positivo de valores, actitudes, comportamientos e instituciones contrapuestos a la cultura de la guerra y de la violencia.

La no cooperación puede entenderse como la negación a contribuir con las estructuras violentas de la sociedad. Se puede plasmar en diferentes formas, más o menos transformadoras, como el boicot.

De acuerdo a las Fundación per la Pau, Plan de acción de Cultura de Paz de la Asamblea General de Naciones Unidas y Escola de Cultura de Pau, existen Medidas de las que nos podemos apropiar para no colaborar con la cultura de la violencia:

  • Educación basada en la lógica de la fuerza y el miedo.
  • Crecimiento económico basado en la supremacía militar y la violencia estructural
  • Valores, actitudes y comportamientos discriminatorios
  • Desigualdad entre hombres y mujeres
  • Estructuras autoritarias de poder
  • Secretismo y manipulación de la información
  • Los ejércitos y los armamentos

La cultura de paz debería tener la flexibilidad de ser negociable. No puedes balancear la paz con algo más. Construyamos aquello positivo, alentador, aquello que valga la pena contarlo.

18 May 2018
No me alcanzará la vida para agradecerle, señor Parker
Opinión | Por: Karen López

No me alcanzará la vida para agradecerle, señor Parker

16 May 2018
Por algo hay que empezar
Opinión | Por: Erick Hernández

Por algo hay que empezar

15 May 2018
El Cerro Tecana, mi segunda casa
Opinión | Por: Caleb Padilla

El Cerro Tecana, mi segunda casa

11 May 2018
El rey ha muerto, viva el rey
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

El rey ha muerto, viva el rey